Asistente de Búsqueda Rápida en este Website

viernes, 12 de junio de 2020

La Bella Mujer Que Sedujo a un Virrey

Melania Urbina y Alberto Isola Grandes Actores Peruanos Caracterizados Como la Perricholi y el Virrey Amat

María Micaela Villegas y Hurtado de Mendoza (Lima, 28 de septiembre de 1748 - ibídem, 16 de mayo de 1819), conocida como La Perricholi, fue una cantante, empresaria y actriz de teatro peruana.

A los 15 años debutó en el Corral de Comedias, propiedad de Maza, conocido actor y empresario teatral, quien la protegió y enseñó el oficio teatral.

Antes de cumplir 20 años se convirtió en la actriz de moda en Lima, la capital del Virreinato del Perú. 

Dotada de belleza, gran imaginación y memoria, y fácil palabra recitaba con suma gracia romances caballerescos y escenas cómicas. 

Todos los días el teatro principal de Lima se abarrotaba de público, su fama trascendió los límites del virreinato.

Un día, al verla, el Virrey Manuel de Amat y Junyent quedo prendado de ella por su bello rostro y gran talento.

Se inició así un ardiente romance que duró 14 años.

Amat la hizo su amante y acompañante en todo acto de la vida social limeña.

En 1769 tuvieron un hijo al que llamaron Manuel.

Como pruebas de su gran amor, Amat mandó construir varios monumentos en su honor. Así aparecen:

La Alameda de los Descalzos.

El Paseo de Aguas

La Quinta de Presa (palacete)

El Santuario y Monasterio de las Nazarenas.

¿Por qué el sobrenombre Perricholi?:

Hay 2 teorías...

1 Amat la llamaba en la intimidad «peti-xol» que en catalán significa ‘pequeña joya’; El término «pirri» era usado en aquella época como diminutivo, por lo que «pirri-choli» o «petit-choli» significaría cariñosamente ‘cholita’. 

2 En una acalorada pelea entre los amantes, Amat la llamó enfurecido «perra chola», que en su acento catalán sonaba a «perri choli». El incidente trascendió fuera del palacio y la alta sociedad limeña –que no le tenía mucho aprecio– comenzó a llamarla «La Perricholi» para humillarla.

No existe ningún retrato de ella, solamente descripciones que coinciden en hacerla dueña de una gracia y encanto sin igual.

En 1776, Amat dejó de ser virrey del Perú y regresó a España, dejándole una generosa pensión y varias propiedades. Micaela se quedó en Lima con su hijo.

En 1788 se despidió de los escenarios y adquirió el Real Coliseo de la Comedia asociándose con Vicente Fermín de Echarri, con quien se casaría en 1795. Desde entonces llevó una vida tranquila y dedicada a la administración del teatro. Trece años más tarde, quedó viuda.

A la muerte del ex-virrey Amat en España, su hijo Manuel viajó a la Península para reclamar parte de la herencia, pero debido a su condición de ilegitimidad regresó sin éxito a Lima.

Sus últimos años se dedicó a la oración, vistiendo el hábito de las Carmelitas y realizando muchas obras de caridad.

Micaela Villegas murió en su casa de la Alameda Vieja el 16 de mayo de 1819 a la edad de 71 años. Su sepelio fue multitudinario y la noticia de su deceso fue registrada por los principales diarios de la época. Fue enterrada en el Cementerio General de Lima.

Dejó una considerable fortuna que incluía casas y terrenos repartidos en toda la ciudad y sus alrededores, siendo herederos su hijo Manuel y a su nieta mayor Tomasa. 



BEST BOOKS