lunes, 28 de septiembre de 2020

Cultura o Civilización Virú-Gallinazo

 


La cultura Virú-Gallinazo fue una civilización que se desarrolló entre los años 200 a. C. y 300 d. C. en la costa norte peruana, entre los valles costeros de los ríos La Leche, Jequetepeque, Virú, Santa, Nepeña, Casma y Huarmey.

La época se caracterizó por un significativo aumento de la población, la expansión de los sistemas de irrigación y el incremento de la centralización del poder político.

El poder Virú-Gallinazo se centralizó en el Valle Virú, en el lugar hoy conocido con el nombre de Grupo Gallinazo, un núcleo de edificios religiosos y administrativos rodeados de un gran número de viviendas que cubrían en total un área aproximada de 5km². Durante ese tiempo se construyeron también una serie de edificios religiosos en las partes altas de las colinas o en promontorios rocosos, razón por la que fueron calificados como “castillos” o fortificaciones.

La cerámica Virú-Gallinazo es por lo general de color rojo y decorada con incisiones y pintura blanca. Pero la principal técnica decorativa fue el negativo o aplicación resistente de pigmento negro orgánico. Las principales formas incluyen vasijas con asa estribo, botellas con una figura modelada y pico unidos con asa puente, ollas con cuello y varias formas de jarras, así como grandes urnas.

En metalurgia, los artesanos gallinazo continuaron practicando las técnicas previamente conocidas en la costa norte. Sin embargo, se incrementó el uso del cobre, y el dorado de objetos hechos con aleación de cobre y oro comenzó durante esta época.

La arquitectura se desarrollo en cuatro tipos de construcciones:

-Los centros urbanos ceremoniales: eran construcciones donde se hicieron pirámides de grandes dimensiones que se relacionaban con el desarrollo de actividades ceremoniales y de culto.

-Los castillos fortificados: eran grandes edificaciones ubicadas lugares estratégicos de la parte alta, donde se angosta el valle medio; su función era vigilar, defender y controlar el valle.

-Las grandes casas semiaisladas: Con habitaciones y techo a dos aguas generalmente alejadas y solitarias, en ellas vivían los personajes principales o funcionarios que supervisaban las actividades productivas.

-Las aldeas: Allí vivía el pueblo; en sus construcciones utilizaron materiales como el carrizo la caña y el algarrobo.

Al mismo tiempo que crecía y se desarrollaba la capital gallinazo en Virú, en el valle de Moche, unos 25 km al norte, iba tomando forma una potencia rival, los moche, los que alrededor del siglo II sometieron a los de Virú y marcaron así el fin de la cultura Gallinazo. (Datos: Wikipedia y otras fuentes)







Temas interesantes y diferentes basados en hechos reales y ambientados en Perú - GOoboo SE:

jueves, 24 de septiembre de 2020

Alicia Maguiña ya es parte de la historia figurando entre los máximos exponentes de la música del Perú


Homenaje a la gran autora y compositora del Perú Alicia Maguiña, en el Gran Teatro Nacional del Perú

La cultura peruana muy venida a menos en los últimos tiempos, tuvo en Alicia Maguiña un motivo de orgullo.

Con sus lindas canciones describió al Perú y su gente con total claridad y belleza




domingo, 20 de septiembre de 2020

Las Culturas SUB Reunidas Bajo el Nombre de Latinoamérica


Tenemos claros los conceptos Norteamérica, Centroamérica, Sudamérica, que se refieren a partes del continente americano según su ubicación geográfica.

También entendemos el término Latinoamérica o América latina. Al respecto, no sabemos que tiene que ver el antiguo pueblo latino en esto, pero el nombre se refiere a un conjunto de países hablantes de castellano y portugués, que poseen mayormente similares costumbres, fenotipo y genotipo, con pocas variantes.

En el siglo XXI surge el término Subamérica o América de los Sub, que se refiere a los países que van desde el sur de Estados Unidos hasta el último confín patagónico.


Son países con las siguientes características:

-No crean ni fabrican nada propio. 

-Todo lo importan

-La industria funciona con sistemas, equipos y maquinarias importadas.

-Empresas extranjeras explotan las riquezas naturales, como en el caso de la minería.

-Minas y petróleo, las principales fuentes de ingreso, son explotados con técnicas, equipo, maquinaria, y gestión extranjera


-Los principales países agrícolas como Brasil y Argentina usan semillas, técnicas, maquinaria y equipo agrícola importado.

-La gran producción agrícola de los países mencionados, más Bolivia, y Chile en frutas, es de los dañinos cultivos transgénicos.

-Sin investigadores ni laboratorios calificados para producir vacunas, solo se prestan para ofrecer a sus pobladores como conejillos de indias de laboratorios extranjeros, que experimentarán en ellos sus proyectos de vacunas..

-Sus ejércitos usan uniformes europeos, como el caso de Chile el de los prusianos del Kayser y de los nazis, y de Perú con los dragones de Napoleón, siguen Colombia, Bolivia, etc.

-Muchos apellidos de origen europeo. Como en el caso de Chile de origen alemán, inglés, francés pero cuando se ve el fenotipo del usuario éste no corresponde o no se ve relación alguna entre uno y otro.


-Nadie sabe como, pero llegan a los poderes públicos gente indeseable y que no reúne las condiciones necesarias para los cargos de más alto nivel.

-Mientras más dinero generen los países mayor es la corrupción. No hay país que no haya tenido presidentes corruptos pero mayormente no han sido castigados.

Hay muchas otras características comunes de los países subamericanos que conforman la desgraciada Subamérica o América de los Sub.

Es deseable un brote de dignidad y orgullo propio en algún país que genere una reacción en cadena para empezar a dejar de ser los sub del mundo. (jlhurtadov@gmail.com)

miércoles, 9 de septiembre de 2020

El Gran Exodo Peruano

Vid después del ataque de la Filoxera

"Todo cambió para los pobladores de Torata, en Moquegua. 

De una larga etapa de prosperidad, aparecieron sumidos en una situación de pobreza al desaparecer las fuentes más importantes de sus ingresos, la venta de uvas y de vino. 

Seguir viviendo en familia en la forma como lo venían haciendo era algo imposible, se tenían que tomar medidas drásticas para la supervivencia de cada uno de sus integrantes. 



Un día, Don Darío convocó a toda su familia a una reunión en la casa. 

Todos concurrieron, y esperaron pacientemente a que apareciera el jefe de familia y su esposa, padre y madre de los 5 hijos. 

Apareció Don Darío, tomó asiento en el sillón principal y dijo a su familia: 

“Querida esposa, queridos hijos, la destrucción de los cultivos de vid, fuente principal de nuestros ingresos, ha causado que nuestra economía sufra una crisis muy grande, llevándonos de una situación de bonanza a otra de pobreza. 

 En esta condición, resulta imposible que sigamos viviendo juntos porque los gastos familiares no pueden ser cubiertos en su totalidad, por la falta de ingresos suficientes. 

He hablado con familiares en Chile, quienes están dispuestos a recibirlos y ayudarlos en sus estudios y en la obtención de un empleo digno. 

Yo les costearé el viaje y los seguiré ayudando en la medida de mis posibilidades. 

Les deseo la mejor de las suertes y mantendremos la comunicación necesaria.

Los quiero mucho” 



Los 5 hijos escucharon atentamente a su padre en un ambiente de tensión y de mucha tristeza. Luego se reunieron ya solos en otro ambiente.

No había uniformidad en aceptar la medida adoptada: 

-Víctor aceptó ir a Chile 

-José Manuel prefirió quedarse con sus padres. 

-Renato dijo que se quedaría en Perú para ingresar al ejército y que viajaría a Lima para ello.



-Clelia e Itala decidieron partir a Lima con Renato..."

Continúa.....

Este es parte del texto del capítulo IV del libro: "Vidas Bajo Partituras Desconocidas" el que se encuentra a la venta en Amazon.


ARTICULO AUSPICIADO POR GOOBOO SE


sábado, 5 de septiembre de 2020

La Odisea de Darío en Perú: Para conocer como era la Lima de los 40 al 60, La ciudad, su gente, costumbres y tradiciones


El libro “La Odisea de Darío en Perú”, titulado para eBook como “Mi Feliz Vida en una Bella Lima”, presenta la visión de la bella Lima de los 40 a los 60, narrada por alguien que viviò allí, Darío, en sus etapas de niñez, juventud y adolescencia.

El nos describe cómo era Lima, su gente, sus costumbres, tradiciones, creencias, limitaciones. 

Detalla las características principales de la parte de la ciudad donde vivía, calles parques, negocios, vecinos, amigos. 

Narra sus buenas y malas experiencias en colegios y universidades de Lima. 

Da detalles de su estadía de 2 años en la pintoresca ciudad de Arequipa. 

Nos muestra cómo fue la experiencia de su primer trabajo. 

Entre los años 1940 a 1970 Lima era una ciudad no muy grande pero linda, ordenada, tranquila, con gente mayormente de clase media muy educada, era parecida a Madrid. 

Existían distritos en pleno desarrollo como Magdalena del Mar, habitado por inmigrantes italianos, franceses, palestinos, turcos, judíos, alemanes y de otras nacionalidades, los que llegaban en grandes cantidades después de la Segunda Guerra Mundial. 

Aún no se habían producido las grandes invasiones de pobladores de los Andes que ahora integran los denominados conos de Lima o zonas periféricas, hoy densamente pobladas, las que empezaron al terminar la década de los 70. 

En 1940 Lima tenía 662 mil habitantes, hoy tiene más de 10 millones y es completamente distinta. 

Lindo libro basado en hechos y ambientes reales de la mejor época de Lima, que está en venta en Amazon.




Este magnífico libro lo encuentra en Amazon


lunes, 31 de agosto de 2020

Torata (Moquegua) y Chota (Cajamarca), Sur y Norte, Enlazados en una Historia Real con Personajes y Ambientes Peruanos


Lo que se describe en "Vidas Bajo Partiruras Desconocidas" se basa en hechos reales ocurridos en Perú durante la primera mitad del siglo XX.

El libro, a la vez que trata sobre temas de libre albedrío y predestinación, también nos describe lindas provincias peruanas, sus bellezas naturales, su gente, sus costumbres y gastronomía.

Son parte de la historia, hechos reales importantes de la época, y todos los avatares de las familias protagonistas.

Un hombre y una mujer, de 2 lugares muy lejanos en los extremos sur y norte del Perú, son los gestores de sus interesantes historias, las que con el transcurrir del tiempo se convierten en una sola.

Situaciones diferentes e inesperadas impulsan cambios radicales en la vida de sus familias, ambas de largo arraigo y buena posición.

Familias de Torata en Moquegua al sur del Perú por un lado, y de Chota en Cajamarca por otro lado, de las que forman parte nuestros personajes, empiezan a transitar sin quererlo por senderos invisibles que los llevarán a un encuentro inesperado.

Se producen entonces interacciones que llevan a la aparición de relaciones especiales entre algunos de los más jóvenes

El tema del libro profundiza en algo que el ser humano siempre ha considerado posible al referirse al curso de una vida a través del tiempo.

Es una duda constante sobre los factores determinantes de lo que ocurre en nuestras vidas.

Nos preguntamos siempre si los sucesos en el discurrir de los días son simplemente producto del azar o responden a un plan establecido de origen desconocido.

Muchos seres humanos creen en la suerte, en el azar, en la fortuna o en cualquier cosa semejante. Que no hay nada prefijado.

Otras personas, están seguras que todo tiene una causa, un propósito, un motivo, una intencionalidad. Que todo está previsto para cada ser humano desde el nacimiento.

Creemos que lo mejor es tomar casos de la vida real como el contenido en este libro, y comprobar cómo fueron modificándose los caminos de una o varias personas, cambiando completamente sus vidas.

¿Todo lo que ocurre en nuestras vidas es simplemente producto del azar? ¿Existe una planificación de vida de fuente desconocida para cada persona?, no lo sabemos con certeza, pero nos inclinamos por lo segundo.

Este libro está disponible en Amazon en sus versiones eBook y libro impreso.





martes, 25 de agosto de 2020

Alexander von Humboldt: Ningún gobierno ha invertido sumas mayores para adelantar los conocimientos de las plantas que el gobierno español


Fallecido Carlos III, y perdidas las posesiones en América el ritmo de las expediciones científicas españolas cayó dramáticamente. 

Al respecto de lo que supuso para el mundo estos viajes dieciochescos, el viajero y científico Alexander von Humboldt reconoció:



«Ningún gobierno ha invertido sumas mayores para adelantar los conocimientos de las plantas que el gobierno español. 

Tres expediciones botánicas, las del Perú, Nueva Granada y Nueva España [...] han costado al Estado unos dos millones de francos [...] 

Toda esta investigación, realizada durante veinte años en las regiones más fértiles del nuevo continente, no solo ha enriquecido los dominios de la ciencia con más de cuatro mil nuevas especies de plantas; ha contribuido también grandemente a la difusión del gusto por la Historia natural entre los habitantes del país»

«Ningún gobierno ha invertido sumas mayores para adelantar los conocimientos de las plantas que el gobierno español» (Datos: diario ABC de España)


--------------------------

Artículo patrocinado por BBSE Best Books Spanish Edition

 BBSE
------------------------------------------------------------

viernes, 21 de agosto de 2020

Expediciones Científicas Españolas: El Arbol de la Quina

Estatua a Carlos III en el Jardín Botánico de Madrid 

La gran aportación científica española en el siglo XVIII fueron las expediciones científicas. 

España, sola o asociada a otras Cortes europeas, realizó 63 expediciones durante la Ilustración, más que ninguna otra nación. 

Todo ello porque ningún otro país se encontraba con un imperio tan extenso ni tantas posibilidades naturales a su alcance. 

Carlos III, un gran amante de la naturaleza, explica en una Real Cédula las razones de estas expediciones:

«Por cuanto conviene a mi servicio, y bien de mis Vasallos el examen y conocimiento metódico de las producciones Naturales de mis Dominios de América, no sólo para promover y los progresos de las ciencias Phisicas, sino también, para desterrar las dudas y adulteraciones que hay en la Medicina, Pintura y otras Artes importantes, y para aumentar el Comercio, y que se formen Herbarios, y Colecciones de Productos Naturales, describiendo y delineando las Plantas que se encuentren en aquellos mis fértiles Dominios para enriquecer mi Gabinete de Historia Natural y Jardín Botánico de la Corte…».



La primera de las expediciones fue dirigida por Casimiro Gómez Ortega y desarrollada en el reinado de Carlos III, hacia 1777, con destino al Virreinato del Perú. En Lima, gobernaba el Virrey Manuel de Guirior - Marqués de Guirior.

Franceses, ingleses, holandeses y españoles surcaban en este periodo los mares no solo en busca de metales preciosos, el platino entre otros, sino también del deseado «oro verde», esto es, la quina, la droga exótica más importante a nivel comercial de las traídas del Nuevo Mundo.

Esta sustancia, que se extrae de la corteza de una especie de árbol originario de América del Sur en la selva lluviosa de Amazonia, fue introducida en terapéutica por los jesuitas ya en el siglo XVII como poderoso febrífugo, del que se dijo que «fue para la medicina lo que la pólvora para la guerra». 

No en vano, supuso el ariete definitivo para la destrucción del paradigma galenista de que una droga de cualidad caliente solo podía combatir a enfermedades de temperatura fría. 

El empleo de la quina para combatir el paludismo, fiebres tercianas y otras enfermedades similares puso en cuestión estas teorías medievales.

El deseo de hallar nuevas especies del género Chinchona presidió las aventuras científicas del periodo ilustrado en ultramar, pero no fue el único aliciente para el Jardín.



Con el hallazgo de la quina, la Real Botica se convirtió en el centro receptor a nivel internacional de los descubrimientos que venían del Nuevo Mundo y, sobre todo, de las corachas de esta planta (considerada demoniaca por el mundo protestante) 

En esta institución destacaron médicos como José Quer o los botánicos José Ortega y Juan Muniain, así como Miguel Barnades, médico de Carlos III, que escribió la obra referente de su tiempo sobre este campo. 

Bajo la dirección de Casimiro Gómez Ortega, impulsor de la primera expedición, el Jardín llegó a convertirse en uno de los más importantes de Europa. (Datos: diario ABC de España)

Arbol de la Quina


Real Jardín Botánico de Madrid



--------------------------

Artículo patrocinado por BBSE Best Books Spanish Edition

 BBSE
------------------------------------------------------------

jueves, 20 de agosto de 2020

Huitotos


Los Huitoto, uitoto, witoto, güitoto o murui-muinane son una etnia o pueblo indígena de la Amazonía colombiana y peruana, cuyo territorio originario se encontraba en la parte media del río Caquetá y sus afluentes, y la zona selvática que va hasta el río Putumayo. 

Hablan una lengua de la familia bora-witoto.

Se encuentran dispersos en varias regiones del Amazonas, habitando la región conocida como el Medio Amazonas colombiano así como un importante sector peruano en la frontera con Colombia.

Están distribuidos en tres segmentos, cada uno de los cuales habla un dialecto diferente:

Mɨnɨka (meneca): en la cabecera del río Igaraparaná y las riberas de los ríos Caquetá y Putumayo.

Nɨpode (muinane: gente del oriente): en el Putumayo (Colombia), en la región de frontera colombo peruana y cerca de Araracuara y El Veinte en el Caquetá.

Bue o Mɨca (murui: gente del occidente): en el departamento de Loreto (Perú) y el departamento de Amazonas (Colombia) y a orillas del río Caraparaná.

Tradicionalmente estaban divididos en linajes, patrilineales y exógamos, que habitaban, aunque algunos todavía lo hacen, en una casa comunitaria conocida como jofómo o maloca. Varias familias comparten este espacio vital dirigidos por la pareja de mayor conocimiento, generalmente la más vieja. En su interior cada familia posee un fogón independiente y un sector especial en donde colgar sus hamacas. Allí se procesan los alimentos en donde es fundamental el Casabe, arepa hecha de harina de yuca brava de aproximadamente un metro de diámetro, y que es el fundamento de su dieta, junto con la proteína animal, producto de la caza y la pesca.



Dentro de la maloca existe además un lugar específico donde los hombres en la noche, se sientan a consumir un polvo verde obtenido al machacar hojas de coca y ceniza de yarumo, proceso conocido como "Mambe" o jiibie. Durante esta actividad se transmite el conocimiento mitológico y cosmológico ancestral.

Tradicionalmente mediante un código de comunicación se transmitían los mensajes importantes de una maloca y tocan por medio de dos tambores llamados Maguaré, cuyo sonido solía transmitirse por varios Kilómetros, a través de la acústica formada por el cauce de los ríos y las paredes formadas por los árboles del bosque.

Fernando Urbina Rangel investigó la mitología ancestral de los uitoto. Además, el Instituto de Estudios Ambientales (I.D.E.A) presentó un breviario sobre la cosmovisión de los Uitoto en su texto "Agaro y la Creación del hombre Uitoto" o Etnia Uitoto "La Cultura de la Yuca".​

El sistema económico se basa en la agricultura de roza y quema, la caza, la pesca y la recolección de productos silvestres. Cada chagra tiene una superficie entre media y dos hectáreas. Los principales cultivos son yuca brava y dulce, ñame, mafafa, ají, coca, chontaduro, plátanos, aguacate, caimo, umarí y maíz. El tabaco y el maní se cultivan en una pequeña parcela aparte abonada con cenizas.

Los primeros contactos significativos se dieron alrededor de la explotación del caucho en 1886. En 1901 las zonas del Caquetá y el Putumayo tenían 22 colonias extractoras de caucho, en su mayoría de colombianos, todos con mano de obra uitoto. Esta situación cambió rápidamente cuando en 1903 ingresó a la extracción del caucho la Casa Arana o Peruvian Amazon Company, cuyo propietario era Julio César Arana.

Producto de la esclavitud la población fue diezmada en grandes proporciones, reubicada en lugares ajenos a su territorio original y su organización social fue seriamente alterada.

Esta situación permaneció hasta cuando tuvo lugar el llamado Conflicto Colombo Peruano en la década de 1930, ya que siendo peruanos los caucheros tuvieron que retirarse al sur del río Putumayo y en los alrededores del río Tarapacá, al sur del río Amazonas.

En los últimos años del siglo XX este grupo se ha visto envuelto en conflictos como los procesos de colonización y las “bonanzas económicas” entre las que se encuentran: el tráfico de pieles de animales silvestres, el narcotráfico, la explotación de oro y la explotación maderera, entre otros. (Datos: Wikipedia)



------------

Artículo patrocinado - BBSE Best books Spanish Edition:

martes, 18 de agosto de 2020

La Cultura o Civilización Huarpa


Huarpa o Warpa fue una civilización o cultura preincaica ubicada en la cuenca del río Huarpa en el actual departamento de Ayacucho en Perú. 

Se le reconoce a partir de una cerámica decorada con pintura negra sobre superficie blanca y por el conjunto de sitios arqueológicos asociados con esta cerámica.

Si bien su ubicación cronológica no está bien definida, los restos encontrados serían de los años entre el 200 a. C. al 500 d. C. aproximadamente.

Ha sido estudiada principalmente por su relación con la posterior cultura Huari, dada la ubicación geográfica compartida y porque algunos elementos decorativos han sido adaptados en la iconografía Huari. 

No se conoce bien cuáles fueron la naturaleza y los motivos de la transición entre Huarpa y Huari y lo que esto implicó para las sociedades que habitaban el área.

Según el arqueólogo peruano Luis Lumbreras, uno de los principales investigadores de esta cultura, las manifestaciones culturales de Huarpa fueron más modestas en comparación con las de otras culturas contemporáneas, como la cultura moche o la cultura nazca, pero logró manejar eficientemente el medio geográfico y explotar ampliamente los recursos agrícolas.

Los huarpas hicieron notables trabajos de hidráulica, primeros proyectos de riego y habilitación de tierras de cultivo con la construcción de andenes.

La mayoría de sitios huarpa son pequeñas aldeas dispersas en toda la región. 

El sitio huarpa más grande es Ñahuimpuquio, ubicado en el distrito ayacuchano del mismo nombre. La presencia en él de restos de grandes construcciones, viviendas, plazas, corrales y acueductos parecen indicar una ocupación prolongada y que el sitio podría haber tenido una especial importancia para los habitantes de la región.

La civilización Huarpa llega a su fin alrededor del 500 d. C. se piensa que por efecto de cambios climáticos intensos.

Luis Lumbreras dice que el deterioro se produce en una etapa de notables cambios en otros órdenes de actividad, entre ellos, el crecimiento de los asentamientos, la reducción del número de asentamientos, el paulatino abandono de la explotación agrícola y el más importante representado por la intensificación de las relaciones con las costas de Ica y Nazca, que se expresa físicamente en el desarrollo intensivo de la cerámica policroma. (Datos: Wikipedia y otras fuentes)


----

Articulo auspiciado por BBSE Best Books Spanish Edition:




Luis Lumbreras

---------

Artículo Auspiciado por BBSE Best Books Spanish Edition:

lunes, 10 de agosto de 2020

José Ramón Rodil y los Leales a la Corona Refugiados en el Fuerte Real Felipe de El Callao

 

José Ramón Rodil


Lima y la fortaleza en el Callao habían sido recuperadas por los españoles meses antes del desastre de Ayacucho.

El general Monet al frente de las fuerzas realistas había entrado de nuevo en la capital el 25 de febrero de 1824 y designó al brigadier José Ramón Rodil como jefe de la guarnición del Callao. 

Lima fue abandonada tras la batalla de Junín. Se esperaba que los españoles del Callao tomaran el mismo camino tras la capitulación de Ayacucho, pero Rodil y sus 2.800 soldados se negaron a rendirse ante la perspectiva de que aún podría recibir pronto refuerzos de España.

Rodil incluso se negó a recibir a los enviados del virrey la Serna, derrotado en Ayacucho, porque los consideraba poco menos que desertores. 

Tampoco quiso escuchar el 26 de diciembre a los representantes de Simón Bolívar, quienes daban por hecho que el español iba a rendir la fortaleza en cuanto se enterara de los generosos términos de la capitulación.


La entrada de Bolívar en Lima provocó la huida masiva de la población de españoles peninsulares y de los leales a la Corona hacia el Callao.

8 mil refugiados convirtieron el Callao en el último bastión español en Sudamérica y en la última esperanza de recuperar estos territorios.

El asedio de las tropas libertadoras, unos 4 mil 700 soldados, dirigidas por el venezolano Bartolomé Salom, se inició en forma de bombardeo con artillería pesada al puerto del recinto amurallado. 

Se calcula que en los dos años que duró el sitio se dispararon 20 mi 327 balas de cañón, 317 bombas e incontables balas. 

Al ataque aéreo y terrestre, se sumó también el bloqueo naval de las flotas combinadas de la Gran Colombia, Perú y Chile.

A pesar de contar con menos hombres armados y pocos recursos, los españoles tenían varias cosas a su favor. José Ramón Rodil contaba entre sus filas con los regimientos veteranos Real de Lima y Arequipa, así como con una de las fortalezas más grandes de todo el continente. Las murallas y las minas enclavadas en la roca hacían imposible un asalto por tierra, mientras que el bastión artillado mantenía la flota combinada a distancia.

Asimismo, la veteranía de su comandante jugaba a favor de las fuerzas realistas. Nacido en Lugo el 5 de febrero de 1779, Rodil había combatido contra Napoleón y luego había sido enviado a Sudamérica, donde prestó importantes servicios en Talca, Cancharrayada y Maipo. Además de cicatrices, el gallego coleccionaba múltiples condecoraciones por el valor desplegado.

Los ejércitos libertadores mantuvieron el bombardeo día y noche en un intento por dejar que la fruta cayera por su propio peso. Desde el principio se hizo latente la dificultad de alimentar a una población civil de miles de refugiados, así como el mantener un régimen casi carcelario para evitar las deserciones entre las filas españolas. En un solo día Rodil fusiló a 36 conspiradores, entre ellos a un muchacho andaluz muy popular por sus chanzas.

En un informe fechado el 26 de setiembre de 1825, Hipólito Unanue escribió a Simón Bolívar el estado del sitio, convertido en una prisión tanto dentro como fuera de la fortaleza:

"Rodil sigue defendiéndose obstinadamente y no pasa día sin que se haga fuego fuerte contra él. Por su parte tiene una vigilancia enorme y apenas ve que se pasa alguno del pueblo o que se trabajó en la línea, cuando cubre de balazos el sitio, así es que no se pasan de miedo muchos que desean hacerlo".

Los enemigos fueron la hambruna y las epidemias

La hambruna, las malas condiciones sanitarias y las epidemias crecieron al mismo ritmo que la carne de rata disparaba su precio en el mercado negro. Es por ello que Rodil envió hacia el frente enemigo a aquellos civiles cuya presencia no era importante en el campo militar. Ante esta estrategia los libertadores empezaron a rechazar las oleadas de civiles con plomo y pólvora, sabiendo que el hambre era el mejor arma para sacar a los españoles de su castillo. Muchos refugiados se vieron atrapados entre ambos fuegos.

Solo cerca del 25% de los civiles lograron sobrevivir al asedio de dos años. El escorbuto, la disentería y la desnutrición fueron rebajando el número de defensores cada día de resistencia. No así la determinación de Rodil, que únicamente aceptó rendirse cuando la situación adquirió una atmósfera extrema. 

A principios de enero de 1826, el coronel realista Ponce de León desertó y, poco después, le siguió el comandante Riera, gobernador de una de las secciones fortificadas, el Castillo de San Rafael. Ambos conocían al detalle el entramado defensivo establecido por Rodil y así se lo desvelaron a los líderes libertadores. Ponce de León, además, era amigo próximo de Rodil, lo que supuso una doble traición.

Sin comida, con la munición cercana a terminarse, y sin noticias de que fueran a llegar refuerzos desde España; Rodil accedió a negociar con el general venezolano poco después de las ilustres deserciones. 

El 23 de ese mes, tras dos años de resistencia, los españoles entregaron la fortaleza en condiciones que permitieron conservar la honra y la vida a los defensores. O al menos a los supervivientes. 

Solo unos 376 soldados lograron salir con vida de aquellos dos años extremos, salvando las banderas de los regimientos Real Infante y del Regimiento de Arequipa.

La vida de Rodil también fue respetada, entre otras cosas porque el propio Bolívar salió en defensa del español: «El heroísmo no es digno de castigo».

España se había olvidado de los últimos defensores de Sudamérica cuando éstos combatían, pero al regreso a la península algunos de ellos fueron recompensados por su gesta. 

José Ramón Rodil fue nombrado Mariscal de Campo y se le otorgó en 1831 el título nobiliario de Marqués de Rodil por su actuación en Perú. 

Su carrera política finalizó a consecuencia de su antagonismo con Baldomero Espartero. Posteriormente, Espartero auspició que Rodil fuera juzgado por un consejo de guerra y le retiran sus honores, títulos y condecoraciones. (Datos: diario ABC de España - Artículo completo)



martes, 28 de julio de 2020

Guardia del Palacio de los Virreyes: Alabarderos Versus Dragones (Remake)

Alabardero
Escolta lógica de los Gobernantes Peruanos

Los Alabarderos de los Virreyes del Perú

La Compañía de Alabarderos de la Guardia Real de Infantería del Virrey fue creada por el virrey Antonio de Mendoza, en el siglo XVI, y desde ese siglo tenía como misión el resguardo de la persona del virrey.

Los Alabarderos también cumplían labores de cuidado del orden público e intervenían contra bandoleros y cimarrones. 

Durante el gobierno del virrey Francisco de Toledo la Guardia Virreinal tenía 50 Arcabuceros y 800 Alabarderos formándose compañías con estos efectivos. 

Al finalizar el siglo XVI había en Lima ocho compañías de a pie con un efectivo de 880 soldados. 


Al comenzar el siglo XVII estas compañías fueron disueltas debido a problemas económicos quedando sólo la compañía de Alabarderos, que retomó su función de Guardia del Palacio de los Virreyes. 

El uniforme de los Alabarderos del la Guardia del Virrey del Perú cambiaba según la época..Cuando el virrey Francisco de Toledo llegó a Lima los Alabarderos vestían lujosos uniformes amarillos, negros y rojos​ y en el siglo XVIII vestían casaca azul y falda, chaleco, pantalón corto, medias blancas, zapatos con hebilla, sombrero de tres picos, que cubría la peluca recogida en moño, llamada coleta; además de la alabarda estaban armados con espada. 

Los Alabarderos Reales del Virrey estuvieron presentes durante toda la historia del Virreinato del Perú, alrededor de 3 siglos.



Los Dragones de los Presidentes del Perú

La Misión Militar Francesa que llegó al Perú en 1896 para reorganizar al Ejército Peruano sugirió el reemplazo del antiguo Escuadrón “Escolta” por uno que emulara al Regimiento de Caballería de la Guardia Republicana Francesa, recomendando que el nuevo Escuadrón “Escolta” sea formado a imagen y semejanza de los Dragones de la Guardia del Ejército Francés.

Recomendó que vistiera un uniforme militar cuyo diseño estaba inspirado en el que usaron los Dragones de la Guardia del Ejército de Francia en la época del II Imperio Francés de Napoleón III.



¿Alabarderos o Dragones?

Perú tiene 4 etapas en su historia: La Etapa Pre Inca, la Etapa Inca, La Etapa del Virreinato, y la Etapa Republicana.

La Etapa del Virreinato, en la cual Lima y el Perú se situó en la cumbre de Sudamérica en todo aspecto, tuvo una duración de alrededor de 3 siglos.

Nos preguntamos ¿Qué hicieron los Dragones de Napoleón III con respecto al Perú, para pasar a cumplir funciones como escolta de los presidentes peruanos? 

Tendría más lógica que la escolta del presidente peruano esté constituida por un regimiento de alabarderos, con el mismo uniforme que usaron durante los 3 siglos de vigencia del Virreinato.

Simplemente sería el retorno de este prestigiado regimiento que ya sirvió a los gobernantes del Perú, en el mismo lugar, en Lima capital virreinal.

Rendimos homenaje a los santos católicos del Perú que vivieron durante la etapa del virreinato ¿y porqué no podríamos hacerlo con los alabarderos peruanos que realizaron un trabajo leal, eficiente y eficaz? Santos y Alabarderos eran peruanos como lo somos nosotros en la actualidad, y seguramente muchos de nosotros, sin saberlo, podemos haber tenido un antepasado alabardero, con mucho orgullo. (jlhurtadov@gmail.com)


Dragón con uniforme francés de la época de Napoleón - Escolta ilógica de los gobernantes peruanos.