miércoles, 29 de mayo de 2019

No habrá celebración digna del bicentenario de la independencia de Perú con el monitor Huáscar cautivo en Chile.

No son suficientes estos recuerdos de Miguel Grau, se necesita el retorno de su buque el BAP Huáscar

El retorno del B.A.P. Huáscar al Perú es un asunto de Estado que tendrá que ocurrir indefectiblemente, porque un país no puede vivir largo tiempo con una herida tan grande como es el hecho de que el buque insignia de la Marina de Guerra del Perú en 1879 y nave gloriosa del Almirante Miguel Grau, comandante de la escuadra y máximo héroe peruano, sea utilizado como escarnio de la dignidad del Perú.

Para lograr la presencia del B.A.P.Huáscar en El Callao, los gobernantes peruanos solo necesitan sentir un poco de vergüenza, de dignidad, y de orgullo...y actuar con firmeza para requerir a Chile su entrega antes del bicentenario de la independencia del Perú.

BAP Huáscar Orgullo del Perú y Admiración del Mundo:

Theodore Roosevelt: El Monitor Huáscar es el Más Famoso y Recordado Blindado que Haya Existido
"Cuando Theodore Roosevelt, ex-Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica (1901-1909), visitó a la Armada Chilena en Noviembre de 1913, estando a bordo del Crucero O’Higgins y ante el almirantazgo chileno dijo: 
"Necesito hacer una peregrinación para visitar el monitor "Huáscar", el más famoso y recordado blindado que haya existido y en el cual se ejecutaron los actos de heroísmo mayores que jamás se han hecho en otro blindado de cualquier nación del mundo"
La prensa inglesa decía por aquellos días de 1879 en "The Standard" del 28 de Agosto:
 "Es posible que algunos de los hechos atribuidos al "Huáscar" sean exagerados, pero es evidente que el Capitán Grau es un marino muy bravo y muy hábil. Su atrevimiento en atacar fuerzas superiores y viveza para pasar, por decirlo así, entre los dedos del enemigo, son muy excepcionales, y luego cuando se escriba la historia de la guerra, se verá que los hechos verificados por el "Huáscar" serán lecciones de mucho valor".
"Le Matin" de París se ocupó cuando la pérdida del "Huáscar" de este modo: 
"El "Huáscar" representa en la historia naval del Perú un caso único, por su gesto gallardo y heroico. Estuvo comandado por el Almirante Grau que dejó con su muerte un futuro igual al que dejó el Almirante Nelson en la batalla de Trafalgar".
Luego del combate de Angamos, otros dos diarios extranjeros publicaron las siguientes noticias con fecha 10 de octubre de 1879: El Times de Londres: 
"El Huáscar es un barco histórico, que figura en todos los combates navales en el curso de la guerra; ha bombardeado las poblaciones de los chilenos (solamente aquellas fortificadas) , perseguido y capturado sus buques transportes y ha sido por varios meses el terror de la costa chilena. Al mando de un hábil y valiente oficial y tripulado por hombres excelentes, el Huáscar ha sido siempre un formidable adversario".
El Heraldo de Nueva York: 
"No se necesita haber estado del lado del Perú en la desgraciada guerra de Sudamérica, para lamentar que el gallardo Huáscar haya sido capturado por los chilenos. Algo que parecía buena suerte, pero que probablemente no era sino competencia en su manejo, ha colocado repentinamente a este buque entre los más famosos que han surcado aguas americanas. Ninguna empresa era demasiado grande ni demasiado pequeña para él. Que mantenga su antigua reputación ahora que se halla en otras manos es muy dudoso, porque comandantes tan hábiles como Grau no hay muchos".
El 14 de octubre, el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, emitió al Secretario de Estado de su país un informe sobre el combate de Angamos en los siguientes términos: 
"Esta pequeña nave bajo la inteligente dirección del almirante Grau tuvo por cerca de cinco meses no solamente estorbada sino completamente paralizada a toda la flota chilena, incluyendo dos enormes acorazados, y mantuvo abierta la comunicación por mar para los transportes peruanos desde el norte del Perú hacia Arica... La desaparición de ese buque cambia por completo el aspecto de la guerra y da a los chilenos el control del mar... El gobierno peruano esta haciendo máximos esfuerzos para compensar la pérdida del Huáscar y procura adquirir otras eficientes naves, pero será difícil encontrar al hombre que ocupe el puesto de Grau, hombres tales no son a menudo hallados en ninguna parte...".
Tanto lo escrito por El Heraldo de Nueva York como lo escrito por el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, tenían el carácter de premonitorio porque en el terreno de los hechos el "Huáscar" en manos chilenas jamás repetiría sus momentos de honor y gloria.
Respecto a las correrías del "Huáscar" el historiador Chileno Benjamín Vicuña Mackena escribe el siguiente testimonio:
 "Las frecuentes, atrevidas y sobre todo impunes excursiones del "Huáscar" en las costas de Chile comenzaban a producir en el ánimo del país un sentimiento de rubor parecido al de la estupefacción, y en el cerebro de sus mandatarios una emoción semejante al vértigo. Era imposible someterse por más largo tiempo a aquella perenne vergüenza y soportar que un buque mal marinero y tres veces menos guerrero que cualquiera de nuestros blindados, viniese a manera de capricho o de mofa a retarnos en nuestros propios puertos".
Jacinto López, Historiador venezolano, escribió acerca del "Huáscar": 
"Mientras este solo buque peruano, el "Huáscar" subsistiese; mientras el "Huáscar" estuviera en el mar, mientras Grau estuviera en el "Huáscar", Chile no desembarcaría un solo soldado en territorio peruano y las hordas de la conquista se pudrirían en Valparaíso y Antofagasta en la larga espera del desenlace de la guerra del "Huáscar" contra toda la escuadra chilena. Este es un hecho sin precedente en la historia de las guerras navales del mundo entero, el "Huáscar" prestó servicios incomparables. El solo hizo la guerra naval. El solo protegió al Perú contra la invasión. El solo hizo la obra de una escuadra. Este es el interés y la lección de esta historia. Esta es una epopeya como la de la independencia. Este es el pedestal de Grau y la gloria del Perú. Este es el milagro de la guerra naval en la guerra del pacífico". Nueva York, Diciembre 1930. "Historia de la guerra del guano y el salitre".
No puede haber celebración del bicentenario de la independencia de Perú con el monitor Huáscar bajo cautiverio de Chile.
Para el bicentenario, Perú debe requerir que la OEA  otorgue a Miguel Grau el título de Gran Almirante de América Latina y al Huáscar la designación de Principal Buque de Guerra Latinoamericano.



B.A.P. Huáscar
Apariencia verdadera bajo el mando de Miguel Grau

lunes, 27 de mayo de 2019

Presidente de Codelco: "El trabajador peruano nos da tiro, cancha y lado"

Nelson Pizarro - Presidente de CODELCO Chile

En medio de las negociaciones con los trabajadores de la mina chilena Chuquicamata, quienes amenazan con ir a huelga si es que Codelco no cumple con sus expectativas de mejoras, el presidente ejecutivo de la empresa, Nelson Pizarro, analizó la productividad de la minería chilena. 

Así, según consigna Pulso, detalló que el costo de caja de la industria de cobre local es 12% mayor que el promedio mundial y que el crecimiento de la producción minera nacional ha subido 27% dese 2000 a la fecha, en comparación con el salto mundial de 57% y peruano de 340% para el mismo período. 

"Serio", "justo" y polémico es el perfil de Nelson Pizarro y sus 53 años de trayectoria que lo llevaron a la cabeza de Codelco, él afirmó:

 "El trabajador peruano nos da tiro, cancha y lado. Yo trabajé con trabajadores peruanos y son el doble de productivos que los chilenos. No sé si hay algún ADN distinto, pero más bien creo que el desarrollo de las políticas en Chile tiene una serie de limitaciones que buscan preservar la calidad de vida de nuestros trabajadores, lo que en definitiva ha redundado en que los tiempos efectivos de trabajo son poco menos de la mitad de las horas formales".

 "En Chile se producen 5,5 o 5,6 millones de toneladas de cobre fino al año, sobre una masa de recursos geológicos intrínsecamente de peor calidad: sin agua, aún con costos elevados de energía, con comunidades demandantes, con una ley de base del medio ambiente que no para, que no para (...), y todos los días cambia. Todos los días hay que retroceder dos pasos para enfrentar la nueva regulación ambiental, que genera una incertidumbre jurídica insoportable". 

Pizarro mostró que la productividad de Codelco se expandió en 2018 un 30% y que aquello significa que "son 13 mil personas menos para la misma producción, agregando que "la innovación requiere cada vez menos gente. No podemos seguir con la misma cantidad de viejos (mineros) que tenemos". (Texto tomado de EMOL)

viernes, 17 de mayo de 2019

Virreinato del Perú: Diego Ladrón de Guevara - XXV Virrey del Perú

Diego Ladrón de Guevara - XXV Vice Rey del Perú

El clérigo Diego Ladrón de Guevara fue el XXV virrey del Perú. 

Nació en Cifuentes, Guadalajara-España en 1641 en el seno de una familia ilustre, emparentada con los condes de Oñate y los duques del Infantado. 

Poseedor de mayorazgos en las villas de Hita y Cifuentes, fue hijo de don Rodrigo de Guevara y de doña Bernarda de Orozco. 

Realizó estudios de Jurisprudencia en la Universidad de Alcalá de Henares hasta obtener el título de licenciado.

Ejerció la canonjía magistral en la catedral de Sigüenza primero y después en la de Málaga. 

En octubre de 1689 es nombrado como obispo de Panamá; en 1695 le tocó asumir interinamente la presidencia de la real audiencia de dicha ciudad y el cargo de gobernador y capitán general de Tierra Firme. 

Fue promovido luego a la diócesis de Huamanga e Ayacucho, de la cual tomó posesión solemne el 7 de julio de 1700. 

En su trabajo en Ayacucho estableció la Universidad de San Cristóbal y concluyó el convento de Santa Teresa

En 1706, viajó para asumir responsabilidades similares en el obispado de Quito. 

En abril de 1710 muere intempestiva el virrey del Perú, y Ladrón de Guevara es nombrado en su reemplazo.

Asumió oficialmente el cargo de Vice Rey el 14 de septiembre de 1710.

Tomó enseguida medidas de defensa contra la repetida incursión de piratas ingleses, dotando con grandes cantidades de pólvora a los fuertes que guarnecían la costa. 

Durante su gobierno tuvo lugar la inauguración de la iglesia de la Buena Muerte (1712) y la llegada de las monjas capuchinas, con las cuales se fundó el monasterio de Jesús María, en Lima. 

Fue acusado de algunos gastos excesivos y de injerencia en el nombramiento de funcionarios, cargos de los que fue exonerado.

Cesó en el mando virreinal el 2 de marzo de 1716, con una licencia otorgada en la corte para irse a España. 

Permaneció sin embargo en Lima hasta la conclusión del juicio de residencia.

Ladrón de Guevara se embarcó en El Callao en marzo de 1718, con destino a España. Tomó la vía de Acapulco y, hallándose de pasada en la ciudad de México, falleció el 9 de noviembre del mismo año, ya casi octogenario. (Datos: Fuentes varias)

domingo, 12 de mayo de 2019

Gastronomía del Perú: Las Deliciosas Humitas de Cajamarca

Gastronomía Peruana: Humitas Saladas de Cajamarca

Las humitas se empiezan a preparar y consumir en las culturas pre-incas, continuando con algunas pequeñas variaciones y complementos  durante el Imperio Inca, el Virreinato del Perú y la República, llegando con gran éxito hasta nuestros días. 

Las humitas de la Región Cajamarca son las originales, las de sabor exquisito logrado gracias al delicioso choclo del maíz originario de la zona. 

Se logra una rica humita con choclos frescos, recién cosechados en los meses de diciembre a marzo de cada año. 

No hay duda, la mejor humita se obtiene con choclos de Cajamarca, y si son de Chota se logra lo máximo.

Las humitas, se consumen de inmediato pero pueden ser guardadas ya preparadas para ser utilizadas en el transcurso de los días. El sabor en este caso es también exquisito.

Haciendo un poco de historia, hay que recordar que las humitas fueron llevadas a Chile por los invasores de la Guerra del Guano y el Salitre que quedaron admirados al consumirla, los que la incorporaron en su gastronomía.

Las humitas se consumen como entrada en el almuerzo. En Cajamarca, son infaltables a la hora del desayuno o del lonche cuando se saborean calientitas, tostadas, acompañándolas con una taza de humeante café ‘recién pasado’, el equivalente de la "hora del Té".

Las humitas, son una de las delicias de la comida peruana que es el máximo exponente de la gastronomía latinoamericana en el mundo.

martes, 7 de mayo de 2019

La Espada de Oro que Perú Regaló a Simón Bolivar

Espada de Oro que Perú Regaló a Simón Bolivar


En acción inexplicable la Municipalidad de Lima regaló una espada de oro de alto costo a Simón Bolivar, acción inentendible porque Perú nunca pidió que intervenga para obtener su independencia. 

Tiempo después del equivocado regalo, los "libertadores" fueron echados del Perú, para luego entrar en guerra Perú frente a la Gran Colombia.

En los años siguientes los bolivarianos solicitaron que Perú pague todos los costos de su intervención, y lo hizo hasta el último centavo, por lo que no hay nada que agradecer, ya que fue solo prestación de servicios de tropas mercenarias.

En sus memorias, el general Daniel F. O’Leary, irlandés integrante de las huestes de Bolivar, menciona:

 “Por estos días en 1825, llego de Lima el coronel Salazar, enviado por el consejo de gobierno a presentar al Libertador y al general Sucre las magníficas espadas y los uniformes con que la municipalidad de aquella ciudad les obsequiaba en señal de su amor y gratitud; espléndido regalo que esa corporación llamaba “pequeña demostración.” Como curiosa muestra de la generosidad de la opulenta Ciudad de los Reyes, copio aquí la descripción de las espadas y uniformes y su costo, conforme a la “razón” que tengo a la vista; así como la contestación que dio el Libertador a la municipalidad.”

 “Una espada de oro macizo del largo de una vara y siete pulgadas, guarnecida de brillantes, marcada con las letras S.B. Tres brillantes grandes y cuarenta y dos sobrepuestos, entre los cuales va un brillante grande. Un cinturón bordado de oro en paño grana con 8 hebillas de oro. Va en una caja de madera nueva forrada en seda con su respectivo almohadón. 

El agradecimiento de Simón Bolivar:

“El coronel Salazar me ha presentado la hermosa espada que la M.L. Municipalidad de Lima ha tenido la bondad de ofrecerme, después de haber dado tantas otras pruebas de sus sentimientos generosos y del precio que pone a los esfuerzos que se hacen por la libertad y por la restauración de los derechos de los pueblos. 

 “Esta espada, Illmo señor, será el gaje más seguro de mi consagración a la defensa del Perú en todas las épocas que la república quiera aceptar mis servicios. Esta espada me dirá siempre que la ciudad de Lima es digna de ser la capital de la nación más agradecida del universo. “

S.E. el Mariscal Sucre recibió de mi mano el día de Ayacucho, la espada que US. I. tuvo a bien destinarle como un premio de aquella victoria. El general vencedor ha recibido esta demostración con una efusión de gratitud que nada puede expresar, y entre sus mejores amigos nadie puede llevarnos el paso. Esta protesta la hacemos con toda la sinceridad que debemos a US. I. y al pueblo peruano. 

 “Tengo la honra de ofrecer a US. I. los sentimientos de mi consideración y mi respeto.– Bolivar” 

La espada fue fabricada por un orfebre de nombre Chungapoma, dirigido por Cayetano Freyre, intendente de Lima. 

En la hoja de la espada tiene las siguientes inscripciones: 

“Simón Bolívar, Unión y Libertad” en una cara, y en la otra cara “Libertador de Colombia y el Perú, Chungapoma me fecit en Lima — 1825”. 

El regalo consistente de dos espadas, una para Bolívar y otra para Sucre, más dos uniformes, tuvieron un costo de $12.879.69 pesos. 



viernes, 3 de mayo de 2019

Los 13 Castellanos de la Isla del Gallo

Pizarro y sus Hombres en la Isla del Gallo

La expedición de Francisco Pizarro en búsqueda del Perú duraba ya varios meses y solo había encontrado hambre, enfermedades, calor, mosquitos, culebras venenosas y miseria.

Se agregaba a ello la fuerte resistencia que le hacían los indígenas en cada punto que tocaba a lo largo del camino.

Descontentos los soldados murmuraban contra el capitán trujillano, pero no se atrevían a contradecirlo y le obedecían a regañadientes.

Sin embargo, cuando un día le escucharon decir a su jefe que mientras él estuviera con vida nadie regresaría a Panamá, se consumó la defección.

Pizarro envió a Diego de Almagro a Panamá por más hombres y vituallas, pero los soldados descontentos se dieron maña para enviar al gobernador un pedazo de papel que decía: “A Señor Gobernador, / miradlo bien por entero, / allá va el recogedor / y acá queda el carnicero”.

A fines de septiembre de 1527, un navío se acercó al tenso campamento en la Isla del Gallo (actual Colombia). Pizarro pensó que venían los refuerzos de Almagro. Sin embargo, la algarabía de la tropa le hizo entender que la traición se había consumado.

En efecto, llegó a la playa el capitán de la nave, Juan Tafur, quien le comunicó que traía la orden de llevarse a todos a Panamá.

Pizarro, que había jurado morir antes que volver sin descubrir aquel país de ensueño, miró a los ojos a aquellos desmoralizados hombres y pronunció su famosa arenga que pasó a la historia.

Ya de 50 años, estaba convencido de que era la empresa más importante de su vida, entonces trazó con su espada una raya en el suelo y dijo levantando la voz:

 «Por este lado se va a Panamá a ser pobres. Por este otro al Perú a ser ricos. Escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere». 

Solo 13 hombres de los 112 supervivientes que componían su expedición decidieron cruzar la línea para «ser ricos en el Perú, los demás regresaron a Panamá.

En la Catedral de Lima reposan los restos de Francisco Pizarro. Se puede apreciar en su capilla un mural con la lista de los compañeros que cruzaron la raya para conquistar el Perú, los llamados Trece de la Fama o de la Isla del Gallo.

Aparecen los siguientes nombres:

Cristóbal de Peralta

Nicolás de Rivera

Domingo de Soraluce

Francisco de Cuéllar

Pedro de Candia

Alonso de Molina

Pedro de Alcón

García de Jarén

Antonio de Carrión

Alonso Briceño

Martín de Paz

Juan de la Torre

Francisco Rodríguez de Villafuerte.



Tumba de Francisco Pizarro - Catedral de Lima, Perú

miércoles, 1 de mayo de 2019

Kon-tiki Expedición con una Réplica de las Naves en las que Peruanos Llegaron a la Polinesia en la Epoca Pre Hispánica

Nave Kon-tiki

Kon-tiki fue el nombre de la balsa utilizada por el explorador noruego Thor Heyerdahl (1914-2002) en su expedición de 1947 por el océano Pacífico desde el puerto de El Callao en Sudamérica hasta la Polinesia. 

El nombre de la embarcación se debía al dios solar de los incas, Viracocha, de quien se decía que antiguamente había llevado el nombre de «Kon-Tiki». 

Heyerdahl sostenía que pobladores procedentes de Sudamérica podrían haber llegado hasta la Polinesia. 

El propósito de Heyerdahl era demostrar la posibilidad de que el poblamiento de la Polinesia se hubiese llevado a cabo por vía marítima, desde América del Sur, en balsas idénticas a la usada durante la expedición y movidas únicamente por las mareas, las corrientes y la fuerza del viento, que es casi constante, en dirección este-oeste, a lo largo del Ecuador. 

No obstante, la expedición dispuso de ciertos elementos modernos como una radio, relojes, mapas, sextantes y cuchillos, aunque los mismos no fueron relevantes a la hora de probar que una balsa como la utilizada podía realizar la travesía. 

Heyerdahl viajó tiempo antes a Perú, donde, junto con un pequeño grupo de personas y dentro del espacio provisto por las autoridades nacionales, se dedicó a la construcción de la balsa. Para ello, se emplearon troncos de madera balsa y otros materiales autóctonos como la totora, y se mantuvo el estilo de construcción indígena tal como se observó en las ilustraciones dejadas por los conquistadores españoles. 

La travesía comenzó el 28 de abril de 1947. Heyerdahl y otros cinco integrantes viajaron durante 101 días a lo largo de casi 7000 km por el océano Pacífico, hasta llegar a un arrecife en el atolón de Raroia, en las islas Tuamotu, el 7 de agosto de 1947. 

Toda la tripulación llegó a tierra sana y salva. 

La tripulación de la balsa Kon-Tiki estuvo integrada por seis hombres, todos ellos noruegos, excepto Bengt Danielsson, que era sueco. 

Thor Heyerdahl (1914-2002): el líder de la expedición. Escribió un libro sobre la expedición del que se vendieron más de 50 millones de ejemplares. El documental que hizo de la expedición ganó un Oscar. 

Habiendo descubierto que los predecesores de los incas y los antiguos habitantes de ciertas regiones de la Polinesia adoraban a un mismo dios solar, llamado Kon-Tiki, Thor Heyerdahl dedujo que los primeros pobladores de las islas del Pacífico fueron americanos de los tiempos preincaicos. 

Pero otros investigadores objetaron que en aquella remota época, los aborígenes peruanos solo poseían balsas, con las que era imposible cruzar el Pacífico. 

Entonces, para demostrar la exactitud de su hipótesis, Heyerdahl hizo construir una balsa, fiel imitación de los modelos antiguos, y, en compañía de cinco camaradas, intentó la experiencia y la llevó a feliz término. 

La balsa fue construida con nueve troncos de madera balsa, cada uno de ellos de 13,7 m de largo y 60 cm de diámetro, los cuales estaban unidos entre sí con la ayuda de lazos de cáñamo. Transversalmente a los troncos principales se ubicaron troncos de balsa de 5,5 m de longitud y 30 cm de diámetro, a intervalos de 1 m, con el objetivo de dar soporte lateral. Adicionalmente, se utilizaron tablones de pino en los laterales de la embarcación, así como secciones de 60 cm de largo y 25 mm de espesor del mismo material como quillas.


Nave Kon-tiki
Thor Eyerdahl

Ruta de navegación de la expedición Kon-tiki

La Nave Victoria

Réplica exacta de la nave existente en España

La nave Victoria es aquella en la que Juan Sebastián Elcano, completa la primera circunnavegación al globo terrestre.

Era una nave de 102 toneladas, 28 metros de eslora (longitud) y 7,5 metros de manga (ancho).

Sale con otras 4 naves de Sevilla el 10/08/1519, y llega luego de completar la circunnavegación el 06/09/1522 a San Lúcar de Barrameda en Cádiz.

Salió con una tripulación de 45 hombres y retornó con 18.

Existe una réplica exacta de la Victoria, construida en España.

Representación de la época de la nave Victoria

Los tripulantes de la expedición que regresaron con la Victoria