jueves, 27 de diciembre de 2018

Virreinato del Perú: Baltasar de la Cueva y Enríquez de Cabrera - Conde de Castellar - 20° Virrey del Perú

Baltasar de la Cueva y Enríquez de Cabrera - Conde de Castellar - 20° Virrey del Perú



Baltasar de la Cueva y Enríquez de Cabrera (1627 - 1686) Conde de Castellar, fue el 20° Virrey del Perú en el período 1674 - 1678.

Fue un noble, político, militar y diplomático español que ocupó el más alto cargo del Imperio Español en América como Virrey del Perú. 

Nació en Madrid y fue bautizado en la iglesia de San Martín el 12 de abril de 1627, siendo hijo de Francisco III Fernández de la Cueva, VII duque de Alburquerque, IV marqués de Cuéllar, VII conde de Huelma y de Ledesma, que ocupó los cargos de Virrey de Cataluña y de Sicilia, y de su tercera esposa, Ana Enríquez de Cabrera y Colonna, hija de Luis Enríquez de Cabrera y Mendoza, cuarto duque de Medina de Rioseco, octavo Almirante de Castilla, y de Victoria Colonna, hija del Gran Condestable de Nápoles.

Fue enviado a Salamanca para comenzar con su instrucción, estudiando en el Colegio Mayor de San Bartolomé, donde se recibió como bachiller el 25 de marzo de 1647, donde fue más tarde rector. 

Pasó después a la Universidad de Salamanca, de la que salió licenciado en Cánones y Leyes en 1650, siendo nombrado el mismo año deán de la Catedral de Salamanca, y un año más tarde ocupó la rectoría de la universidad.

En 1654 fue nombrado oidor de la Real Audiencia y Cancillería de Granada, y el 3 de marzo de 1659 fue investido caballero de la Orden de Santiago. Sucesivamente ocupó los cargos de ministro y fiscal del Consejo de las Órdenes, embajador real en Venecia, gentil hombre de cámara del rey, miembro del Consejo Supremo de Guerra, y ministro del Consejo de Indias. 

En 1665 fue designado como embajador extraordinario en Alemania ante Leopoldo I de Habsburgo, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico hasta que en 1671 regresó de nuevo a España siendo nombrado en 1673 Virrey del Perú.

Tras la muerte en el cargo de Pedro Fernández de Castro Andrade y Portugal, X Conde de Lemos, fue designado en funciones Álvaro de Ibarra, hasta que el 26 de septiembre de 1673 el rey Carlos II de España expidió su Real cédula por la que le nombró sucesor del Conde de Lemos. 

A su favor jugaba la experiencia como virreyes que había en su familia,​ su pertenencia al Consejo de las Indias, que le procuraba cierta experiencia en los asuntos del Nuevo Mundo, y ser el mejor financiero con que se contaba en la Corte,​ por lo que un virrey de estas características en las circunstancias económicas que vivía el virreinato era una elección muy acertada.

Hizo su entrada en Lima el 15 de agosto de 1674, donde recibió el mando del virreinato de manos de la Real Audiencia de Lima. La cámara de comerciantes de la ciudad cubrió el suelo bajo el arco triunfal por donde pasó el nuevo virrey con 400 barras de plata de 4,6 kilogramos cada una. 

Su mandato se caracterizó por un gobierno económico nunca antes visto: adoptó severas medidas para reducir considerablemente el gasto público, y estableció por primera vez un presupuesto general anual. Además, ningún libramiento podía ser cobrado sin su firma, medida nunca antes aplicada, con lo que consiguió vigilar mejor que ningún otro virrey todos los movimientos del dinero de la Real Hacienda.

Además del importante ahorro que implantó, durante su mandato, un minero de Potosí llamado Juan del Cerro, inventó una nueva manera de refinar la plata, consiguiendo con ello un beneficio del 50 por ciento. Con todo ello, el virrey mandó a España más de 2,5 millones de pesos anuales durante su mandato, más otros 7 millones que envió a Panamá, Valdivia, Buenos Aires, Huancavelica, Chile y Cartagena de Indias para llevar a cabo importantes infraestructuras, como las murallas del presidio de El Callao, que se llevaron a cabo bajo la dirección del ingeniero francés Alejandro de Bournonville, duque de Bournonville.

La quiebra de diversos comerciantes limeños en 1677, y la decadencia que sufría la feria de Portobello hicieron que el Tribunal del Consulado de Lima enviase una fuerte queja al rey sobre el gobierno que llevaba a cabo el conde de Castellar. Carlos II dio la razón a los comerciantes, y sin tan siquiera dejar que el virrey fuese escuchado, le notificó su destitución en el cargo de una manera nunca antes vista, escribiendo luego al instante que reciba el despacho en que se lo envío a mandar, es decir, le obligaba a abandonar su cargo de manera inmediata. El 7 de julio de 1678 fue relevado de su cargo, teniendo que entregar el gobierno a Melchor de Liñán y Cisneros, recién nombrado arzobispo de Lima. Además, fue obligado a permanecer desterrado en Paita a esperar la resolución de su juicio de residencia, así como de un estricto juicio paralelo que se llevó a cabo sobre todos sus actos. El fallo emitido el 24 de abril de 1680 lo dejó absuelto por completo y libre de todo cargo, y le obligó a pagar 12.000 pesos en concepto de costas. Entonces obtuvo permiso para trasladarse a Santiago de Surco el 5 de julio de 1681, y de allí nuevamente a Lima, desde donde zarpó desde El Callao de regreso a España el 21 de septiembre de dicho año.

Últimos años Una vez de vuelta en España, en 1682 volvió a desempeñar su plaza en el Consejo de Indias, que ocuparía hasta su muerte, acaecida en Madrid el 3 de abril de 1686. (Datos: Wikipedia)



Si desea conocer con mayor amplitud lo que es el Perú le recomendamos los siguientes libros disponibles en Amazon:

Reflexiones Sobre Perú

La Odisea de Darío en Perú - Parte 1

La odisea de Darío en Perú - Parte 2

Vuelo Espía Sobre Perú

Breve Historia de un Oficial de la Policía Peruana

lunes, 24 de diciembre de 2018

No Hay Peor Enemigo de un Peruano que Otro Peruano

Mártires de Arica: Lo que pudo ser una victoria se convirtió en sangrienta derrota
por acción de otros malos peruanos.


"...Llegó un presidente boliviano que decidió elevar los impuestos a lo que se negaron los británicos, entonces éstos recurren a Chile para que invada los territorios bolivianos, ofreciéndoles financiamiento, armas, municiones, uniformes, botas, caballos, cañones, buques de guerra y todo lo que necesitasen en dinero.

Chile acepta e invade Bolivia, iniciándose una guerra, la mal llamada Guerra del Pacífico, siendo su verdadero nombre la Guerra del Guano y el Salitre.

Perú trata de mediar, pero es rechazado brutalmente por Chile, aduciendo un pacto secreto firmado entre Bolivia y Perú que mellaba los intereses chilenos.

Atendiendo a los intereses de las empresas británicas, que querían también los yacimientos de salitre y guano peruanos, Chile declara la guerra a Perú.

Perú, descuidado por políticos, empresarios y militares corruptos, es invadido y derrotado por los propiamente dichos mercenarios británicos, los chilenos.

Nos sorprendió ver cómo un presidente de Perú como Nicolás de Piérola, en plena guerra, tramara la derrota de sus 2 principales comandantes en dos importantes y claves zonas del sur peruano, y en Lima negara un ataque sorpresivo con altas posibilidades de éxito sobre tropas chilenas descontroladas.

Es cierto, el 12 de marzo de 1880 vimos como la corbeta Unión salió de El Callao a su séptima y última expedición en la Guerra del Guano y el Salitre, con destino al bloqueado puerto de Arica.

En la madrugada del 17 de marzo, la Unión, amparada en la oscuridad y en absoluto silencio a bordo, entró en Arica, navegando temerariamente pegada a la costa y burlando a la escuadra bloqueadora.

La maniobra exitosa de la Unión fue recibida con júbilo por los peruanos y por las tripulaciones de los buques de guerra extranjeros, que se habían percatado y observado las maniobras de la corbeta peruana.

Los bloqueadores chilenos burlados recién se dieron cuenta de lo que estaba pasando a plena luz del día, cuando la Unión ya estaba descargando los suministros, proceso que se llevó a cabo sin dificultades.

 En igual forma como entró, la Unión salió de regreso sin que los chilenos se dieran cuenta.

Lamentablemente, Nicolás de Piérola, el presidente peruano, deseaba la derrota de su país en Tacna y Arica, por ello en un acto de alta traición, mandó con la Unión los siguientes pertrechos:

-2 ametralladoras (una de ellas malograda);
-400 pares de zapatos
-Tela blanca en gran cantidad.

Eso era todo, ni armas, ni municiones, ni alimentos, ni dinero, ni medicinas, nada de eso.

Lo que vimos nos parecía un mal sueño, pero era la realidad.

El presidente Piérola estaba resuelto a que el Perú sea derrotado, para evitar un triunfo que debía enaltecer a Lizardo Montero, jefe peruano en Tacna, y a Francisco Bolognesi comandante peruano en Arica, hecho que hubiera podido debilitar su futuro político.

Pero, la cosa no quedó a ahí, existieron más acciones depredadoras de parte de Nicolás de Piérola en contra de su propio país.

El Segundo Ejército Peruano con sede en Arequipa marchó hacia Tacna para unirse al Primer Ejército Peruano, y realizar una maniobra envolvente sobre las tropas invasoras chilenas.

Llegando a poca distancia del campo de batalla, el comandante del 2° Ejército, el coronel Segundo Leiva, decide traicionar al Perú, retornando a Arequipa por órdenes del presidente peruano, las que sumisamente y por cobardía obedece dejando abandonado a su suerte al Primer Ejército.

Como era de esperarse, las tropas peruanas, junto con mal preparados y desganados soldados bolivianos, son abatidas en Tacna, hecho que el presidente peruano celebró más que los mercenarios chilenos.

En Arica sucede lo mismo. Vimos los numerosos telegramas que Bolognesi remitía a Leyva para que apure el paso y envuelva a las tropas chilenas, pero nunca tuvo respuesta y murió en medio de una cruel masacre que incluyó el degüello de soldados peruanos rendidos y también de los heridos..." continúa.

Texto: Capítulo VII "Una Larga Noche Oscura y Tempestuosa", del libro "Vuelo Espía Sobre Perú: Vultur Gryphus Narra Incrédulo Lo Que Vió"".

Este libro está disponible en Amazon 

jueves, 13 de diciembre de 2018

Algo Oculto en el Encuentro Atahualpa - Pizarro

Encuentro de Atahualpa y Pizarro en Cajamarca




 "Coincidiendo con las circunstancias en que por la fuerza Atahualpa asume como inca, aparece en la costa norte peruana un grupo armado montado en caballos, con espadas, arcabuces y cañones, y con casco y armadura de metal, algo que por primera vez veíamos en esta parte del mundo.

Según nos enteramos después pertenecían a un continente más desarrollado, y venían con fines de conquista.

El nombre del comandante del grupo era Francisco Pizarro.

Atahualpa se encontraba por coincidencia también en el norte, en Cajamarca, pasaba unos días de descanso en unas pozas de agua caliente natural, cercanas a la población, que hoy se llaman Los Baños del Inca.

Pero ¿fue solo una coincidencia?, nos pusimos a averiguar y nos enteramos, que los seres de otros mundos, siempre interesados con respecto al bienestar de los pobladores de la región, habían contactado en Panamá con Pizarro, pues sabían que estaba organizando una expedición de conquista, le habían informado sobre el estado crítico del Imperio Inca, así como la ubicación de Atahualpa, y le habían urgido para que zarpe con sus soldados hacia el Perú.

Le dijeron a Pizarro que estaban desencantados con los trágicos sucesos que estaban ocurriendo en el Imperio Inca, el crimen de Atahualpa contra su hermano, y la usurpación del trono imperial.

Querían el fin del Tawantinsuyo, y el inicio de una nueva era, con la introducción de todos los avances culturales, científicos, sociales, económicos y religiosos que podía aportar Pizarro.

Para ellos, Atahualpa y sus seguidores debían ser depuestos y con ellos finalizar la existencia del Imperio Inca.

Le ofrecieron a Pizarro todo su apoyo, y le aseguraron el éxito de su misión.

Pizarro desembarca en la costa norte peruana y avanza hacia la sierra, con destino a Cajamarca, cruzando la Cordillera de los Andes en fuertes caballos españoles.

Llega a Cajamarca y se instala, mandando una delegación a visitar a Atahualpa, quién se relajaba en los cercanos baños térmicos.

Los comisionados fueron recibidos por Atahualpa a quién saludaron a nombre de Pizarro, y le trasmitieron su invitación para que lo visite en Cajamarca, la que fue aceptada.

Pero, nos quedamos sorprendidos ¿cómo un inca acepta que elementos extraños invadan su imperio y lo inviten a presentarse en un lugar que está dentro de su propio territorio? ¿no hubiera tenido que ser al revés, que el inca los invitará a visitarlo?

Según información que recibimos, los seres celestiales, habían también aparecido en Cajamarca avisándole a Atahualpa de la próxima visita de un dios (por Pizarro), le dijeron que debía cumplir sus indicaciones, sometiéndose a todos sus mandatos. 

Cuando llega la delegación de Pizarro a visitarlo, Atahualpa se sorprende al ver gente distinta a ellos, montada sobre grandes y desconocidos animales (los caballos), de la que emanaban luces (los reflejos de las corazas frente al sol).

Atahualpa, ya no tenía ninguna duda, eran los dioses anunciados por los extraterrestres.

Atahualpa, atendiendo la invitación de Pizarro, viaja a Cajamarca con su ejército completamente desarmado, donde es recibido por Pizarro quien mediante una estratagema logra secuestrarlo y encerrarlo..."(continúa)

Texto: Parte del Capítulo V del libro "Vuelo Espía Sobre Perú"

Este libro de historia - ficción, está disponible en Amazon

lunes, 10 de diciembre de 2018

Virreinato del Perú - Pedro Antonio Fernández de Castro Andrade y Portugal - Conde de Lemos - 19° Virrey del Perú

Pedro Antonio Fernández de Castro Andrade y Portugal - Conde Lemos
19° Virrey del Perú

Pedro Antonio Fernández de Castro Andrade y Portugal, (* Madrid, 1632 - † Lima, 1672) fue el 19° Virrey del Perú.

Fue poseedor de muchos títulos nobiliarios:

-X conde de Lemos

-VII Marqués de Sarria

-VIII conde de Andrade

-IX conde de Villalba

-III Duque de Taurisano

Ejerció como Virrey del Perú entre los años 1667 a 1672.

Nacido en Madrid en 1632, fue educado para la guerra, siendo favorito de la corte cuando el rey Carlos II lo nombró virrey de Perú en 1666. 

El 9 de noviembre de 1667 llegó al puerto de El Callao e hizo su entrada en Lima tomando posesión de su cargo el 21 de noviembre como nuevo Virrey del Perú. 

Fue famoso en ese período al ser justiciero e inflexible.

Se preocupó por la pureza de las prácticas religiosas.

Dio impulso a la construcción de edificaciones en Lima, y fundó algunas instituciones públicas en Lima, como un hospital para indios convalecientes y un hospicio para mujeres arrepentidas: la Casa de las Amparadas. 

En su período, bandos de mineros se enfrascaron en disputas, el virrey acudió para resolver la situación, ejecutando a los principales revoltosos. 

A principios de 1670 llegaron a Lima noticias sobre el famoso corsario inglés Henry Morgan, quien había tomado Chagres, capturado y saqueado la ciudad de Panamá. Esto motivó a que el virrey Fernández de Castro enviara una expedición de 18 barcos y 3 mil soldados, los que llegaron ya tarde a Panamá pues Morgan ya había abandonado la ciudad

Fue un católico muy devoto y cercano a los Jesuitas.

Participó en la construcción de la Iglesia de Los Desamparados, cerca al puente en el río Rímac, en Lima. 

Colaboró en la fundación de la Casa de Amparadas para prostitutas arrepentidas colaborando con el Venerable padre Francisco del Castillo. 

Santa Rosa de Lima:

El conde y su esposa, la condesa Ana Francisca de Borja y Doria, también fueron importantes auspiciadores de la canonización de santa Rosa de Lima, tanto en la Corte en España y por esa intermediación con la Santa Sede. 

El 12 de febrero de 1668 Rosa fue beatificada, con una celebración oficial que se llevó a cabo el 15 de abril de ese año en la Basílica de San Pedro en Roma, la comunicación oficial llegó a Lima el 18 de enero de 1669. El conde y la condesa recibieron, el 15 de junio de 1670, en el puerto de Callao la escultura de la Beata Rosa de Lima enviada desde la Ciudad del Vaticano obra del escultor Melchor Caffa. 

Con ocasión de su beatificación, el féretro de madera de Rosa de Lima fue reemplazado por uno de plata, costeado por la condesa.

Por requerimiento de la regente española Mariana de Austria, el 11 de agosto de 1670 Rosa fue nombrada Patrona de las posesiones españolas en América y Filipinas. 

La Beata Rosa de Lima, fue canonizada el 12 de abril de 1671 por el Papa Clemente X. 

Rosa fue la primera nacida en América en ser consagrada como santa católica. 

Señor de los Milagros:

Durante su gobierno se produjo un hecho prodigioso al intentar borrar la imagen del Señor de los Milagros, tal como lo pedía la iglesia católica, algo desconocido lo impedía y no fue posible hacerlo, razón por la cual el virrey asombrado decidió reconocer el culto a la imagen y mandó edificar una ermita.

El 14 de septiembre de 1671 se ofició la primera misa ante las altas autoridades eclesiásticas y civiles, fecha que coincide con el día de La Exaltación de la Cruz, comenzándose a difundir el culto y a llegar de diferentes lugares numerosos fieles, comenzándolo a llamar al crucificado Santo Cristo de los Milagros, o de Las Maravillas. 

Falleció en Lima, el 6 de diciembre de 1672. Su cuerpo fue sepultado en la Iglesia de Nuestra Señora de Desamparados siendo su corazón depositado a los pies de la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados, en la Iglesia que ayudó a construir.

Cuando la antigua Iglesia de Nuestra Señora de los Desamparados, detrás de Palacio de Gobierno, fuera demolida en 1938 el corazón del conde de Lemos fue llevado a la Iglesia de San Pedro y puesto en un nicho entre los altares de San Francisco de Borja y San Luis Gonzaga. El resto de su cuerpo fue trasladado a su ciudad natal. (Datos: Wikipedia)

Santa Rosa de Lima

Señor de los Milagros

sábado, 8 de diciembre de 2018

Virreinato del Perú: Diego de Benavides y de la Cueva - Conde de Santisteban del Puerto - 18° Virrey del Perú

Diego de Benavides y de la Cueva
Conde de Santisteban del Puerto
Marqués de Solera
18° Virrey del Perú

Diego de Benavides y de la Cueva (Santisteban del Puerto, 25 de febrero de 1607-Lima, 19 de marzo de 1666) fue un noble, militar, diplomático y escritor español, titulado octavo conde de Santisteban del Puerto y primer marqués de Solera (1637). 

Fue también, XVI señor de la Casa de Bedmar, XIX señor de la Casa de Benavides, señor de la Casa de la Cueva, de Finelas e Ybros, caudillo mayor del Reino de Jaén, caballero y Trece de la Orden de Santiago, gobernador y capitán general de Galicia, Virrey de Navarra y del Perú. 

Nació en la villa de Santisteban del Puerto en el año 1607, siendo hijo de Francisco de Benavides y de la Cueva, séptimo conde de Santisteban del Puerto, y de Brianda de Bazán y Benavides, hija de Álvaro de Bazán, primer marqués de Santa Cruz. 

Se trasladó a estudiar a Madrid, donde recibió una educación humanística de parte de los jesuitas en el Colegio Imperial de Madrid, y posteriormente fue a la Universidad de Salamanca, siendo colegial de San Bartolomé. 

Luchó en Aragón y Portugal, y obtuvo la encomienda de Monreal por la Orden de Santiago, de la que fue caballero y Trece de la orden. 

Después de la guerra con Portugal en 1643, fue nombrado capitán general de las Fronteras y más tarde gobernador y capitán general de Galicia. 

En 1653 fue nombrado Virrey y capitán general de Navarra. 

Por sus invalorables servicios diplomáticos en la negociación de 1659 (Paz de los Pirineos) y el posterior matrimonio de la princesa María Teresa de Austria con Luis XIV de Francia, el rey Felipe IV de España elevó su señorío de Solera a marquesado, creando el Marquesado de Solera. 

Como escritor destacan entre sus obras los Epigramas latinos del humanista giennense D. Diego de Benavides y de la Cueva (Latin epigrams) y Horae succisiuae siue Elucubrationes. Esta última obra es una antología poética recopilada por sus hijos Manuel y Francisco de Benavides que fue publicada en 1660 (Segunda edición, 1664). 

En 1661 fue nombrado virrey del Perú, llegando a Lima el 31 de diciembre del mismo año. 

Durante su administración, se preocupó mucho por la condición de los indígenas, particularmente por su educación y condiciones de trabajo, estableciendo la llamada Ordenanza de Obrajes en 1664. 

Enfrentó terremotos y epidemias, y pudo erradicar las disputas mineras entre los españoles. 

Construyó el Hospital de San Bartolomé.

Edificó el primer teatro de Lima. 

Falleció en la ciudad de Lima el 19 de marzo de 1666.