sábado, 29 de septiembre de 2018

Civilizaciones Pre Incas: El Período Intermedio Tardío Previo al Inicio del Tawantinsuyo



El Período Intermedio Tardío (1200-1438) también es llamado periodo de los Estados Regionales Tardíos o de los Reinos y Señoríos. 

Se inicia con la destrucción del estado imperialista Wari (siglo XIII d.C.) y se prolonga hasta el surgimiento del Tawantinsuyo o Imperio de los Incas (siglo XV d.C.).

Este periodo se caracteriza por la fragmentación política y cultural del mundo andino. En cada región del Perú surgen diversos reinos y señoríos que tienen un área de influencia focalizada.

Son estados o curacazgos militaristas que luchan por consolidarse en sus regiones y, eventualmente, expandirse para conquistar más valles y comunidades tributarias.

Los reinos más importantes de esta etapa son:

- En la costa: Chimú, Sicán, Chancay, Ishma, Chincha, Chiribaya, Churajón

- En la sierra: Cuismanco, Yarowilca, Huanca, Chanca, Cusco, Colla, Lupaca.
- En la selva: Chachapoyas.

También proliferaron los señoríos o curacazgos, pequeños pero de gran vocación militarista para defenderse de los reinos que ambicionaban anexarlos a sus dominios. Algunos de estos señoríos son: 

Tallán (Piura), 

Colli (Lima), 

Guancho (Lima), 

Huarco (Lima), 

Chupaychu (Huánuco), 

Pumpu (Junín), 

Tarama (Junín), 

Chocorbo (Huancavelica)

Asto (Huancavelica), 

Pokra (Ayacucho), 

Cunti (Arequipa), 

Canas y Canchis (Cusco).

Estos reinos y señoríos estaban en constantes conflictos, pero en muchas ocasiones hacían alianzas para enfrentar un peligro común, por ejemplo Chancas, Pokras y Huancas, ante el expansionismo de Pachacútec; y Chimús y Cuismancus, ante los ataques de Túpac Yupanqui.

Otra característica del Intermedio Tardío es la proliferación de urbes fuertemente amuralladas y estratégicamente ubicadas. 

El ordenamiento y distribución urbana fue herencia del viejo imperio Wari. Es por eso los Reinos y Señoríos son llamados también Los Constructores de Ciudades. 

A esta etapa pertenecen complejos urbanos como Chan Chan (Chimú), Túcume (Sicán), Pachacámac (Isma), Tambo de Mora (Chincha), Kuelap (Chachapoyas), Tantamayo (Yaros), Siquillapucará (Huancas), etc.

A nivel alfarero es importante mencionar que las culturas de esta etapa no alcanzan el grado de refinamiento alcanzado en el Intermedio Temprano. Por ejemplo, en la cerámica se nota una "decadencia artesanal". Los artesanos de esta etapa priorizaron la cantidad, antes que la calidad en el acabado. Sin embargo, algunas manifestaciones artísticas sí se desarrollaron, como la orfebrería de Chimú y Sicán, el tejido en Chancay, o la xilografía en Chincha.

jueves, 27 de septiembre de 2018

La Humillante Captura del Buque Rímac

Abordaje Peruano del Buque Chileno Rímac



El 23 de julio de 1879, durante la Guerra del Guano y el Salitre, los buques peruanos Huáscar y Unión capturaron frente a Antofagasta al vapor transporte chileno “Rímac”, conduciéndolo luego hacia Arica.

El “Rímac” navegaba con todas las precauciones; en su rumbo directo a Antofagasta tomó alta mar sin divisar la costa y durante toda la noche no se encendieron las luces. Al caer la noche del día 22, el vapor llegó frente a Antofagasta, unas 30 o 40 millas mar afuera.

Al amanecer, el vigía chileno de servicio había visto con las primeras luces del alba, un humo que se marcaba cada vez más. El marinero anunció a la corbeta Unión, mientras que su capitán Ignacio L. Gana creía ver al acorazado Cochrane.

Viendo esto los marineros chilenos se desesperan e insubordinan. Un incendio se produce, el que luego es controlado.

El “Rímac” seguía con rumbo a oriente, mientras que la “Unión” avanzaba a gran velocidad, cruzándose a una distancia de 300 metros.

La corbeta peruana lanza una andanada con sus cañones de estribor. Siendo las 10 de la mañana, el Rímac, iza la bandera blanca de rendición en el palo trinquete.

La captura había durado 4 horas.

El Rímac era un vapor de transporte y carga de dos mil toneladas, armado con cuatro cañones de 32 pulgadas.

El Huáscar despachó un bote con varios individuos de la guarnición, tres oficiales subalternos y el Mayor de Ordenes, Capitán de Fragata Manuel M. Carbajal.

Carbajal, saludó atentamente consolando a los oficiales chilenos quienes lloraban por la pérdida de su buque.

El transporte Rímac, conducía todo un importante regimiento de élite chileno: el Carabineros de Yungay.

El Yungay estaba Integrado por más de 258 militares. También llevaba 215 caballos de alto porte, y grandes cantidades de carbón, armas, municiones y otros pertrechos de guerra. Era comandado por el teniente coronel Manuel Bulnes.

La humillante captura del transporte Rímac causó una gran conmoción social y política en todo Chile.


miércoles, 26 de septiembre de 2018

Monasterio de Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa


El virrey Francisco de Toledo autorizó la fundación de un monasterio que solicitaba la ciudadanía. Doña María de Guzmán, viuda de Diego Hernández de Mendoza.

Ella decide recluirse en el monasterio, cediendo para ello todos sus bienes.

El 10 de septiembre de 1579 se realiza la fundación del monasterio, nombrando a María de Guzmán como la “Primera pobladora y priora de dicho Monasterio”. 

El 2 de octubre de 1580 se realiza una misa mayor en la ciudad para que desde ese día comenzara su funcionasmiento.

Las mujeres que ingresaron como monjas al monasterio fueron hijas de familias nobles, las que se recluían junto con sus criadas.

A mediados del siglo XVIII, la ciudadela contaba con más de 300 mujeres de hábito y doncellas de servicio. 

En 1970, una parte grande del convento abrió sus puertas para el público. 

Todavía viven monjas en el área norte del complejo. 

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa


Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Monasterio Santa Catalina de Siena - Arequipa

Bella Arequipa


Fortaleza Real Felipe

Fortaleza Real Felipe - El Callao

La Fortaleza del Real Felipe fue construida en el siglo XVIII durante el Virreinato del Perú, en la bahía del Callao (Perú).

Fueron los virreyes José Antonio Manso de Velasco y Manuel de Amat y Juniet, los que desarrollaron esta gran obra.

Su objetivo era defender al puerto de El Callao del ataque de piratas y corsarios.

Es la más grande obra con fines militares que construyeron los españoles en toda América.

Su nombre fue elegido en honor del rey Felipe V de la Casa de Borbón, que había fallecido en 1746. 

Tiene forma de un pentágono irregular ocupando un área de 70 000 m², con un baluarte en cada uno de sus cinco vértices.

Actualmente su uso es turístico, sirviendo como sede del Museo del Ejército del Perú.

La capitulación de Ayacucho (1824) puso fin al virreinato peruano, sin embargo el coronel español José Ramón Rodil y Campillo, comandante militar de las fortalezas del Callao, se negó a aceptarla.

El confiaba en que aún podría recibir refuerzos de España.

Asediado por tierra y por mar, en la Fortaleza del Real Felipe, resistió un sitio de casi dos años.

Estaban con Rodil en el Real Felipe los veteranos regimientos Real de Lima y Arequipa junto a los soldados independentistas desertores que se le habían unido.

Se habían refugiado también en el Callao millares de civiles realistas que perecieron en gran número por hambre y enfermedad.

Finalmente el 22 de enero de 1826 cuando casi todos sus soldados habían muerto y los sobrevivientes se alimentaban de ratas Rodil aceptó capitular.

La heroica resistencia del jefe realista mereció que Simón Bolívar dijera a Salom después del triunfo, cuando este último pedía la máxima pena para el jefe realista: “El heroísmo no es digno de castigo”.

Rodil obtuvo condiciones honrosas en la capitulación llevando consigo las banderas de sus regimientos que fueron las últimas en abandonar el Perú.

Regresó a España en 1826 como Mariscal de Campo por haber defendido heroicamente El Callao.

,Por sus méritos militares se le otorgó en 1831 el título nobiliario de Marqués de Rodil.

Fortaleza Real Felipe - El Callao

Fortaleza Real Felipe - El Callao

Fortaleza Real Felipe - El Callao

Fortaleza Real Felipe - El Callao

José Ramón Rodil

jueves, 20 de septiembre de 2018

La Casa de Goyeneche


La casa o palacio de Goyeneche, conocida también como Casa Cavero o Casa Rada, es una construcción virreinal situada en el jirón Ucayali, centro histórico de Lima. 

Esta casona fue una de las primeras de influencia francesa del siglo XVIII aunque con un aspecto típicamente limeño, con paneles curvos Luis XV en los balcones, las puertas y en la sillería de la portada. 

Las vidrieras formando pequeñas galerías abiertas en los balcones y los perfiles clásicos de las cornisas, son propias de un estilo que llegó intacto al Perú de fines del siglo XVIII. 

La casa fue construida en 1771 para Ignacio Cavero y Vásquez de Acuña y su esposa, Micaela de Tagle, en el jirón Ucayali frente al Palacio de Torre Tagle. 

Posteriormente, la casa fue residencia de José Matías Vásquez de Acuña, VII conde de la Vega del Ren, y sus descendientes. 

En 1859, luego de haber sido legada por el arzobispo José Manuel Pasquel al Semininario de Santo Toribio, el rector de este vendió la casona a Juan Mariano de Goyeneche y Barreda. 

En 1894, los hijos de Goyeneche heredaron la casa y en 1914 la hermana menor, María Josefa de Goyeneche, duquesa de Goyeneche, pasó a ser la propietaria. 

En 1928, tras la muerte de la duquesa de Goyeneche, la casa fue heredada por su sobrino segundo Pablo A. Rada y Gamio, quien en 1940 la vendió al banquero Enrique Ayulo Pardo. 

En 1971, el Banco de Crédito del Perú BCP, adquirió la casa, la restauró y redecoró con materiales y mobiliario de época. (Datos: Wikipedia)






martes, 18 de septiembre de 2018

La Casa de Osambela


La Casa de Osambela es una edificación construida durante la época del Virreinato del Perú. 

Se levantó sobre el antiguo noviciado de los padres dominicos, destruido por el terremoto de 1746, en el jirón Conde de Superunda, en el centro histórico de la ciudad de Lima. 

Es una de las casonas más grandes de Lima, siendo distinguible por su amplia fachada y balcones de excelente calidad. 

El terreno donde se levanta la Casa de Osambela era propiedad del Convento de Santo Domingo y, para cumplir unos pagos y acabar con unas obras de la iglesia que habían quedado inconclusas, fue vendido al armador de buques, banquero y comerciante español Martín de Osambela, Marqués de Osambela y teniente coronel de milicias. 

Osambela, contrajo matrimonio con Mariana de Ureta y Bermúdez, siendo los hijos de dicho matrimonio: María Mercedes, Mariana, José Valentín, Dolores y Cayetano. 

Cuando llegó a Lima el libertador, don José de San Martín, Osambela puso su casa a su disposición para el gran baile que el libertador ofreció a la sociedad limeña, habiéndose alojado también en ella después de proclamar la Independencia del Perú.

Osambela, sin embargo retorna a la causa realista y se refugia en la Fortaleza del Real Felipe del Callao, junto con José Ramón Rodil y Campillo, lugar donde muere.

La esposa de Osambela tuvo que deshacerse de la propiedad para cancelar unas deudas y así, en 1854 el inmueble pasó a manos de José de la Asunción Oquendo, quien era un hombre de mucha figuración, razón por la cual la gente comenzó a llamar a la casa como la Casa de Oquendo.

Fue declarada Monumento Nacional en 1963. 

Fue restaurada entre 1982 y 1985 por el arquitecto Niño de Guzmán, respetando su color original que era añil azul. 

Actualmente es la sede de la Academia Peruana de la Lengua y de la oficina regional en el Perú de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.









El Palacio Arzobispal de Lima


El palacio Arzobispal es parte del patrimonio artístico religioso de la cultura peruana. Está ubicado junto a la Catedral de Lima.

Actualmente funciona como Museo Palacio Arzobispal de Lima.

Remodelado el 8 de diciembre de 1924, es considerado el primer ejemplo de estilo arquitectónico neo-colonial académico.

En el museo podemos encontrar una magnifica y excelente colección de pinturas, esculturas y ornamentos litúrgicos con motivos religiosos de diferentes épocas, de valor incalculable.

Sus salones, despacho u oficina de la que fuera sede de la Arquidiócesis de Lima y su capilla principal netamente barroca están entre las más bellas del Centro Histórico. 

El primer nivel está destinado a exposiciones temporales que promuevan la fe a través del arte y la cultura. Se ofrece una muestra dedicada a la Virgen María, que recoge obras de arte del siglo XVI, XVII y XVIII. 

En el segundo nivel, se conserva la decoración y mobiliario antiguos del Palacio Arzobispal, con una amplia colección de retratos de los obispos de Lima, así como muebles, pinturas y piezas de decoración de diversas épocas, que datan desde la fundación de Lima. 

En el tercer nivel del edificio se conserva la parte del archivo de la Catedral, el área de investigación y los talleres de restauración menor de la arquidiócesis.












lunes, 17 de septiembre de 2018

El Palacio de Torre Tagle


El Palacio de Torre Tagle es una casona construida durante la época del Virreinato del Perú.

El 26 de noviembre de 1730, el Rey Felipe V de España, en virtud de sus extensos servicios a la Corona, otorgó el título de Marqués de Torre Tagle a José Bernardo de Tagle, convirtiéndolo así en el fundador de ese marquesado.

El primer Marques de Tagle mandó construir la mansión a comienzos del siglo XVIII, siendo terminada en 1735.