jueves, 29 de noviembre de 2018

El Por Qué Pachacútec Construyó Machu Picchu

Intihuatana - Machu Picchu - Comunicación con los Dioses



"...El Imperio Inca dominó Sudamérica, y creó una federación de naciones, a las que llamó el Tawantinsuyo.

El Tawantinsuyo estaba integrado por 4 territorios:
-El Chinchaysuyo al noroeste;
-El Antisuyo al noreste;
-El Contisuyo al oeste; y,
-El Collasuyo al sur.

Destacaron en el Imperio Inca las figuras de Manco Cápac como fundador; Pachacútec como organizador y constructor; y Túpac Yupanqui como el gran conquistador.

Pero, había pasado mucho tiempo, y Pachacútec estaba preocupado porque no había tenido contacto con sus antepasados de otros mundos.

Para retomar relaciones con ellos, Pachacútec decide hacer algo importante que vuelva a atraer su atención y genere su retorno.

Para ello, selecciona un lugar escondido, en altura prominente, de difícil acceso, y con localización entre sierra y selva.

El mismo, asesorado con sus mejores arquitectos e ingenieros, realiza el diseño y ordena su construcción.

Así, después de tiempo largo y mucho esfuerzo, nace y aparece a nuestra vista la grandiosidad de la ciudadela de Machu Picchu, obra que hoy es una de las grandes maravillas del mundo.

Con Machu Picchu terminada, empezaron largos y permanentes rituales de acercamiento, esperando pacientemente la aparición de las naves procedentes del espacio exterior.

Ansiaban retomar contacto con sus ancestros quienes ya no habían regresado, luego de sus dos incursiones anteriores en Nazca y Puno.

Pero, a pesar de las prácticas religiosas en condiciones de aislamiento en un paraje lejano y solitario, no se producía ningún avistamiento y un nuevo encuentro.

Cansados y decepcionados, ya estaban en proceso de abandonar todo, cuando un buen día aparecieron sobre Machu Picchu varias naves espaciales las que descendieron en la explanada produciéndose un encuentro muy emotivo.

Los seres extraterrestres trasmitieron a Pachacútec su satisfacción por el gran trabajo realizado por los incas en favor de los pueblos de la región.

Ya en orden todo el territorio sudamericano, les dieron una nueva misión, realizar el mismo proceso en territorios de ultramar, concretamente en las islas de la Polinesia.

Les dijeron que estaban muy preocupados por la situación de los pueblos de Oceanía, los que sufrían por el hambre, las enfermedades, el caos y la ignorancia, males que el Imperio Inca tenía que solucionar.

Conociendo de sus grandes dotes de guerrero conquistador, los visitantes seleccionaron a Túpac Yupanqui para dirigir la ejecución de la tarea encomendada.

Túpac Yupanqui es quién conquistó la mayor parte de territorios que fueron anexados al Imperio Inca y en todo el Imperio conocían sus grandes hazañas.

Túpac organizó de inmediato tripulaciones y una gran flota de naves con las que partió hacia las islas polinésicas a cumplir su misión.

El, tuvo como guías iniciales a naves espaciales que le indicaron la ruta a seguir.

La armada de Túpac Yupanqui estaba constituida por 120 embarcaciones y 2 mil hombres.

Luego de una larga navegación la expedición llegó a las islas de Mangareva, Rapa Nui (Isla de Pascua), y Nuku Hiva, en el archipiélago de Las Marquesas.

Muchos años duró el trabajo de Túpac Yupanqui en Oceanía.

Pero cumplieron en enseñar a los polinesios a cultivar la tierra, también las técnicas de metalurgia, confecciones y textiles, alimentación, pesca, cerámica, pintura, etc.

También, les trasmitieron sus conocimientos de organización de ciudades e instituciones.

Cumplida su larga misión, Túpac Yupanqui retornó al Perú, reportando sobre el total éxito del trabajo encomendado..."

Nota: El texto es parte del capítulo IV Creación y Dominio del Imperio Inca, del Libro Vuelo Espía Sobre Perú.

Este interesante y novedoso libro de historia-ficción está disponible en:



domingo, 25 de noviembre de 2018

Cómo Se Vivía en Lima en los Años 40, 50, 60, 70 y 80: Los Cines


"V Los Cines de Magdalena del Mar


Cerca de la casa de Darío, había 3 salas de cine: Broadway, Brasil, y uno más pequeño el Gardel dedicado a películas mexicanas.

Las matinales y matinés eran fabulosas para Darío, primero compraba dulces o popcorn, cuya preparación se hacía en una atractiva máquina recién instalada que permitía ver como brotaba el popcorn de un recipiente forzando una tapa móvil, saliendo un olor exquisito.

Instalado ya en una butaca, esperaba con impaciencia, como todos los niños de la sala, que las luces se apagaran.

Una gran emoción lo embargaba cuando empezaba la oscuridad y oh sorpresa...salían como cortos previos los dibujos más lindos, toda la sala gritaba y saltaba de júbilo cuando aparecían el pato lucas, Tom y Jerry, Mickey Mouse, el pato Donald y otros personajes queridos, que maravilla, era el paraíso para Darío y todos los niños.

En los cines, a veces, presentaban películas de aventuras por capítulos, el lunes del 1 al 5, el martes del 6 al 10 etc. siempre resultaba al final de una sesión que el bueno de la película, al que se llamaba el joven, quedaba en riesgo de muerte, lo que obligaba a concurrir a la siguiente función para ver qué pasó, el resultado era que siempre se salvaba.

Lo máximo para Darío era cuando pasaban películas de Flash Gordon, el hombre lobo, Frankenstein contra el hombre lobo, Drácula etc.

Luego de ver estas películas, cuando ya empezaba a oscurecer, caminaba de regreso a casa con miedo por la pista y no por la vereda, porque pensaba que podría salir entre los árboles o de una casa, el hombre lobo u otro monstruo. En la noche, en casa no dormía y cada sombra en la ventana del dormitorio le daba mucho miedo.

En otra época, también abundaban lindas películas relativas a episodios de la segunda guerra mundial que recién había terminado en 1945, pues eran los años 1946, 1947, 1948 o un poco más.

Miraba entusiasmado películas de la guerra entre Estados Unidos y Japón, como aquellas tituladas: Okinawa, Iwo Jima, Midway, Bataan, Guadalcanal y otras referidas a verdaderas batallas ocurridas en la Guerra del Pacífico, que significaron triunfos para los Estados Unidos.

En estas películas, los soldados americanos siempre estaban bien vestidos y peinados, aunque se tiraran al suelo, mientras que los soldados japoneses aparecían con vestimenta en mal estado y presencia deteriorada.

Constantemente el proyector de películas se detenía, lo que generaba el reclamo bullicioso de todos los niños y jóvenes que asistían. El origen de estas fallas era porque se malograba el equipo o porque no llegaba el rollo de película que se usaba en varios cines por turnos, y que era transportado por un motociclista a toda velocidad.

El Broadway, Brasil y Gardel ya no existen, solo aparecen como un grato recuerdo en la memoria de Darío."

TEXTO: Capítulo V del Libro...La Odisea de Darío en Perú - Parte 1

Este interesante libro está en venta en:


y




Virreinato del Perú: Luis Enríquez de Guzmán - IX Conde de Alba - 17° Virrey del Perú

Luis Enríquez de Guzmán - IX Conde de Alba - 17° Virrey del Perú

Luis Enríquez de Guzmán (c. 1600 – 12 de marzo de 1667) fue el 17º Virrey del Perú. 

Nació hacia el año 1600, hijo de Luis Enríquez de Almansa y Rojas (hijo de Juan Enríquez de Almansa, II marqués de Alcañices), conde de Almansa y de Vila Flor, y de Juana Ignacia Quaresma Peçanha, hija de Manuel Quaresma, veedor de la hacienda real de Sebastián I de Portugal y del Consejo de Estado del Reino de Portugal. 

Fue segundo conde de Vila Flor, IX conde de Alba de Liste, Grande de España, señor de las villas de Garrovillas, Membibre y Castrocalbón, alférez y alguacil mayor de Zamora; y posteriormente alcaide perpetuo de las torres y fortalezas de dicha ciudad, alcaide y escribano mayor de rentas de Sacas, y caballero y comendador de la Orden de Calatrava. 

Fue nombrado Virrey del Perú el 22 de febrero de 1653, demorando dos años en ocupar el cargo.

Llegó a Paita el 3 de enero de 1655, donde recibió la noticia de la pérdida de la nave capitana de la Armada del Sur en un naufragio, con 600 hombres y seis millones de pesos en oro y plata. 

Hizo su entrada oficial en Lima el 24 de febrero del mismo año, y su primera acción fue la de enviar a España un millón de pesos.

Durante su gobierno, en el mediodía del 13 de noviembre tuvo lugar un terrible terremoto que estremeció Lima y destruyó el puerto de El Callao, causando grandes daños materiales y humanos. Pasó grandes apuros para mitigar el desastre y conseguir devolver todo a la normalidad. 

Afrontó y redujo una sublevación en Tucumán encabezada por Pedro Bohórquez.

Combatió a los araucanos, quienes saquearon Valdivia y Concepción.

Durante su mandato, en 1657, se exploró y descubrió  las minas de Laicacota, cuya explotación originó el auge de Puno. 

En colaboración con el Cosmografo Mayor Francisco Ruiz Lozano y Juan Ramón Koenig, fundó el 22 de diciembre de 1657 la Academia Real de Náutica de Lima , para la instrucción de los pilotos de la Mar del Sur.

Proyectó la derogación de la institución de la mita, fuente de excesos contra los indios y de su permanente malestar. 

Tuvo constantes desavenencias con la iglesia católica en general y con el arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez en particular, por cuestiones de jurisdicción y preeminencias, y llegó a tener dificultades con los ministros de la Inquisición y con el tribunal de la Santa Cruzada. Sus disputas eclesiásticas se originaron por un libro que siempre le acompañaba, que estaba escrito por el holandés Guillermo Lombardo. Los problemas ocasionados llegaron a tal punto que un día tuvo que abandonar la misa ante una lluvia de insultos, siendo calificado como el Virrey hereje. 

Una vez finalizado su gobierno, el 31 de julio de 1661 entregó el bastón de mando a su sobrino Diego IV de Benavides y de la Cueva, VIII conde de Santisteban del Puerto y 1° marqués de Solera.

Permaneció en Lima hasta el término de su juicio de residencia que fue favorable.

Regresó a España el 2 de diciembre de 1662, donde falleció el 12 de marzo de 1667.

Virreinato del Perú: García Sarmiento de Sotomayor, Conde de Salvatierra - 16° Virrey del Perú

García Sarmiento de Sotomayor - Conde de Salvatierra - 16º Virrey del Perú

García Sarmiento de Sotomayor, conde de Salvatierra fue el XVI virrey del Perú entre  1648 y 1655

Nació en valle de las Hachas, en Galicia. 

Hijo de don Diego Sarmiento de Sotomayor, conde de Salvatierra, marqués de Sabroso, y de doña Leonor Enríquez de Luna. 

Fue nombrado en 1631 maestre de campo de la infantería organizada en Galicia para marchar a Flandes.

Luego fue nombrado asistente y capitán general de Sevilla (1634) y gobernador de la armada real. 

En 1642 gue nombrado Virrey de Nueva España, adónde se trasladó con su esposa doña Antonia de Acuña y Guzmán.

Fue nombrado luego Virrey del Perú tomando posesión del cargo en la ciudad de Lima el 20 de setiembre de 1648. 

En Huancavelica, la pérdida de la rica veta y el fracaso del sistema ideado por Vasconcelos, hicieron que bajase la producción. Para remediar tal coyuntura envió Salvatierra visitadores, pero no avanzó mucho.

Grandes daños se produjeron en la administración de tierras, los que originaron fraudes y despojos en perjuicio de los indios. 

El 31 de marzo de 1650 sobrevino en el Cuzco uno de los terremotos más desastrosos; el conde hizo todo lo que pudo para aliviar la situación de los vecinos, exonerándolos del pago de impuestos.

Ante posibles incursiones de los portugueses, dispuso que los comerciantes de esa nación vendieran las naves que poseían para sus operaciones en el océano Pacifico; y para cortar la circulación de la moneda de baja ley, limitó primero su valor cancelatorio y luego declaró su invalidez. 

Efectuó una ordenación administrativa, proveyendo al cobro de cuanto se debía a la real hacienda y fomentando la extracción mineral. 

Favoreció las misiones de Maynas, especialmente las atendidas por la Compañía de Jesús. 

Ordenó la construcción de una pila ornamental en la plaza mayor de Lima. 

El 24 de febrero de 1655 cedió las insignias de mando a su sucesor en el virreinato, el conde de Alba de Liste.

Por el estado de guerra entre España e Inglaterra, tuvo que permanecer residiendo en Lima. 

Falleció en Lima el 26 de abril de 1659.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Batalla de Torata - Victoria Total del Ejército Real del Perú

Brigadier Jerónimo Valdés - Ejército Real del Perú

La batalla de Torata fue un enfrentamiento de la guerra de independencia del Perú, ocurrido el 19 de enero de 1823 en las alturas de Torata (pueblo ubicado al noreste de Moquegua) entre el Ejército Libertador del Sur al mando del general argentino Rudecindo Alvarado (del ejército de José de San Martín) y el Ejército Real del Perú al mando del brigadier Jerónimo Valdés.

La batalla culminó con la total derrota independentista, el que quedó maltrecho y fue completamente destruído dos días después en la Batalla de Moquegua. Fue un triunfo absoluto del ejército del Virrey del Perú.

Los primeros días de octubre partió del puerto de El Callao la expedición de Alvarado compuesta por aproximadamente 4 mil 300 efectivos y 10 piezas de artillería. El 6 de diciembre desembarcó en Arica, ahí se dispuso que el batallón nº 2 de Chile partiera a Tarapacá con la finalidad de distraer a las tropas realistas y promover el alzamiento de los civiles partidarios de la independencia, de igual manera mandó a ocupar Tacna al general Martínez con 1.000 soldados. 

Mientras tanto el virrey La Serna informado del plan de sus contrarios había ordenado al brigadier Jerónimo Valdés, que se hallaba pacificando algunos poblados en la provincia de La Paz, marchara inmediatamente a Arequipa para ponerse al mando de las tropas acantonadas en esa ciudad y que debían ser las primeras en enfrentarse a Alvarado. 

Esta fuerza se componía de aproximadamente de 1 mil 500 soldados de las tres armas, también dispuso el virrey que el general Canterac que se encontraba en la sierra central enviara al Cusco dos batallones de infantería y dos escuadrones de caballería como refuerzo, Canterac excedió los límites de esa orden poniéndose el mismo al frente de sus tropas porque a decir de otro jefe realista "Canterac ansiaba hallarse en todas partes donde hubiera mayor riesgo: esta ambición era eminentemente honrosa pero no siempre podía ser compatible con los intereses del mejor servicio" 

Al tener noticias del desembarco de Alvarado en Arica el virrey ordenó a Canterac dirigirse a Puno, punto estratégico para contener un posible intento de internación independentista en el Alto Perú. 

En los días siguientes ambas fuerzas sostuvieron escaramuzas menores mientras se reconocían mutuamente, Valdés planeó atacar a la fuerza de Martínez en Tacna pero este plan se vio frustrado por perder el camino durante la noche en el arenal ubicado al norte del valle. 

"Mi inolvidable camarada y pariente: Te escribo sobre un tambor, en momentos de alistarse el batallón para emprender marcha a Tacna, donde tengo por seguro que vamos a copar al gaucho Martínez antes de que se junte con las tropas de Alvarado, a quien después nos proponemos hacer bailar el zorongo. El diablo se va a llevar de esta hecha a los insurgentes. Ya es tiempo de que cargue Satanás con lo suyo, y de que las charreteras de coronel luzcan sobre los hombros de éste tu invariable amigo... Carta privada de Domingo Echizarraga segundo comandante del batallón «Gerona». Sama, 28 de diciembre de 1823."

Fracasado este intento de sorpresa el ejército real marchó a Calana, al noreste de Tacna, para descansar a sus tropas y cabalgaduras e informarse por los pobladores de la situación del ejército independentista que al mando de Martínez avanzaba ya sobre Calana en cuyas inmediaciones capturó al teniente coronel Martín Oviedo de la columna "Pardos de Arica" que se encontraba en exploración y a quien pese a ser oficial del ejército real mando fusilar acusado de ser espía; el general realista García Camba tras calificar este hecho de "indisculpable barbaridad" diría después: "así acabó este hombre de color, pero uno de los más leales y fieles servidores del rey y de la causa española." 

El ejército de Valdés se retiró a Pachía siendo perseguido y hostilizado por los independentistas, los primeros días de enero llegó a Torata al noreste de la villa de Moquegua, el plan de Valdes había sido atraer a su enemigo hacia la dirección que traían las fuerzas de Canterac proveniente de Puno. 

Mientras esto ocurría el general Rudecindo Alvarado dirigía el grueso del ejército unido con la finalidad de batir a Valdés. 

El día 19 de enero de 1823 las avanzadas realistas anunciaron que el ejército independentista avanzaba en masa sobre Torata en cuyas alturas había desplegado Valdés a sus fuerzas. 

El combate se inició a las 9 de la mañana con un vivísimo tiroteo, las tropas reales hacían fuego por escalones retirándose lentamente hacia las alturas de la posición que ocupaban por su parte las fuerzas del Alvarado atacaban en columnas paralelas sostenidas por el batallón nº 5 y los granaderos de los andes. Al caer de la tarde los realistas habían logrado contener exitosamente el avance de sus enemigos, a eso de las 5 p.m. cuando Valdés defendía las penúltimas alturas de Torata hizo su aparición en el campo realista el general Canterac quien habiéndose adelantado con sus ayudantes a la división que mandaba comunicó la cercanía de los refuerzos realistas, esta noticia aumento la moral de los soldados de Valdés. 

Mientras tanto los independentistas continuaban su avance, su derecha estaba constituida por el batallón de la legión peruana, el centro por el regimiento del río de la plata (formado por la unión de los batallones nº 7 y nº 8 de los andes) y la izquierda por el nº 4 de chile y el nº 11 de los andes que a su vez tenían como reserva al nº 5 de chile, la derecha de este era protegida por los granaderos de los andes y dos piezas de artillería. 

Los realistas, ocupando buenas posiciones defensivas, formaban con el batallón del Centro a la izquierda seguido por parte del Gerona, 50 cazadores montados y el resto del Gerona a la derecha, el grueso de su caballería se encontraba a retaguardia. 

 Alvarado adelantó al nº 4 y el nº 11 sobre la derecha realista cuyos jefes calificaron este movimiento como "débil y falto de arte" por la forma en que se ejecutó, el general chileno Francisco Antonio Pinto por su parte reconoce que la infantería patriota no avanzó uniformemente siendo que mientras los batallones de la izquierda sufrían todo el fuego enemigo, los de la derecha aún se encontraban fuera de tiro.

Aprovechando esta situación Valdés ordenó a tres compañías del Gerona entre las que figuraban dos de preferencia formadas por soldados españoles peninsulares reforzaran la derecha y atacaran a la bayoneta a los independentistas que aún se encontraban en marcha, la carga le fue confiada al Coronel Cayetano Ameller jefe del Gerona cuyos soldados al grito de ¡Viva el Rey! se lanzaron cuesta abajo rompiendo la izquierda enemiga siendo que los soldados dispersos arrastraron con ellos al nº 5 que constituía la única infantería de reserva de su línea. Viendo el éxito de esta acometida Valdés ordenó el ataque pronto y general de toda la infantería y caballería disponible, el resto del Gerona bajo el mando de su 2.º jefe Domingo Echizarraga atacó al regimiento del río de la plata mientras que Espartero con su batallón del centro cargó a la Legión Peruana de la Guardia apoyado por los Dragones de Arequipa y los cazadores montados; refiere el general Miller en sus memorias que en esta ocasión el regimiento del río de la plata mostró una gran falta de disciplina pero que el número 4 de chile y la legión peruana se condujeron bien, este último cuerpo se encontraba mandado por el teniente coronel Pedro de la Rosa y recibió la carga de la caballería y la infantería realista al grito de ¡Venid, españoles, venid y probad el valor de la Legión! retirándose únicamente del campo tras haber perdido las tres cuartas partes de su efectivo. 

La victoria costó a los realistas 250 hombres que el jefe de Estado Mayor califico como "casi irremplazables por su calidad" sin embargo las pérdidas del ejército independentista fueron mucho mayores según versión independentista ascendieron a 500 soldados fuera de combate entre muertos y heridos, los realistas las calcularon en 700 inclusos 27 oficiales heridos que fueron capturados. 

El ejército de Alvarado se retiró a Moquegua mientras que el realista se ocupó de recoger el botín y asistir a los heridos de ambos bandos que quedaron regados en el campo, en esta labor se distinguió el padre Alvino Odena religioso franciscano y capellán del escuadrón Dragones de Arequipa que había prestado servicios espirituales a los moribundos aun durante el combate. 

Al día siguiente se unió a la división de Valdés la que mandaba Canterac, con este refuerzo el ejército realista alcanzaba un número similiar al de sus contrarios estando ahora compuesto por 1 mil 765 soldados de infantería y 757 de caballería lo que unido a la reciente victoria les daban confianza en un próximo y definitivo triunfo. 

Dos días después de la acción de Torata ambas fuerzas volverían a enfrentarse en la batalla de Moquegua la que significaría en fin del ejército independentista de José de San Martín, quién se retiró del Perú.

Torata - Moquegua

Torata - Moquegua

Torata - Moquegua

Torata - Moquegua

domingo, 18 de noviembre de 2018

¿Quiénes fueron virreyes y gobernadores en el Virreinato del Perú?

Blasco Núñez Vela - Primer Virrey del Perú

Los virreyes y gobernadores que tuvo el Virreinato del Perú fueron los siguientes:

REY CARLOS I de España ó CARLOS V de Alemania (casa de Austria)

.Francisco Pizarro * 1534-1540
.Cristóbal Vaca de Castro * 1540-1544
.Blasco Núñez Vela 1544-1546 - PRIMER VIRREY
.Pedro de La Gasca * 1546-1550
.Antonio de Mendoza 1550-1552
.Melchor Bravo de Saravia * 1552-1555


REY FELIPE II (casa de Austria)

.Andrés Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete 1555-1561
.Diego López de Zúñiga y Velasco, conde de Nieva 1561
-1564
.Juan de Saavedra * 1564
.Lope García de Castro * 1564-1569
.Francisco de Toledo, conde de Oropesa 1569-1581
.Martín Enríquez de Almansa 1581-1583
.Cristóbal Ramírez de Cartagena * 1584
.Fernando Torres y Portugal 1584-1589
.García Hurtado de Mendoza 1589-1596
.Luis de Velasco, marqués de Salinas 1596-1604


REY FELIPE III (casa de Austria)

.Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey 1604-1606
.Núñez de Avendaño * 1607
.Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros 1607-1615
.Francisco de Borja y Aragón, príncipe de Esquilache 1615-1621


REY FELIPE IV (casa de Austria)

.Juan Jiménez de Montalvo * 1621-1622
.Diego Fernández de Córdoba, marqués de Guadalcázar 1622-1629
.Luis Jerónimo Fernández de Cabrera, conde de Chinchón 1629-1639
.Pedro Álvarez de Toledo y Leiva, marqués de Mancera 1639-1648
.García Sarmiento de Sotomayor, conde Salvatierra 1648-1655
.Luis Enríquez de Guzmán, conde de Alba de Liste 1655-1661
.Diego de Benavides y de la Cueva, conde de Santisteban del Puerto 1661-1666


REY CARLOS II (casa de Austria)


.Bernardo de Iturriaza * 1666-1667
.Pedro Antonio Fernández de Castro, conde de Lemos 1667-1672
.Bernardo de Iturriaza * 1672-1674
.Baltasar de la Cueva Enríquez, conde de Castellar 1674-1678
.Melchor Liñán y Cisneros 1678-1681
.Melchor de Navarra y Rocafull, duque de la Palata 1681-1689
.Melchor Portocarrero Lasso de Vega, conde de Monclova 1689-1705


REY FELIPE V (casa de Austria)

.Miguel Núñez de Sanabria * 1705-1707
.Manuel de Oms y de Santa Pau, marqués de Castelldosrius 1707-1710
.Miguel Núñez de Sanabria * 1710


REY LUIS I (casa de Austria)

.Diego Ladrón de Guevara 1710-1716
.Mateo de la Mata Ponce de León * 1716
.Diego Morcillo Rubio de Auñón 1716


REY FELIPE V (casa de Austria)

Carmine Nicolao Caracciolo, príncipe de Santo Buono 1716-1720
Diego Morcillo Rubio de Auñón 1720-1724

REY FERNANDO VI (casa de Borbón)


.José de Armendáriz, marqués de Castelfuerte 1724-1736
.José Antonio de Mendoza Caamaño y Sotomayor, marqués de Villagarcía 1736-1745
.José Antonio Manso de Velasco, conde de Superunda 1745-1761


REY CARLOS III (casa de Borbón)

.Manuel de Amat y Junyet 1761-1776
.Manuel de Guirior 1776-1780
.Agustín de Jáuregui y Aldecoa 1780-1784
.Teodoro de Croix 1784-1790


REY CARLOS IV (casa de Borbón)

.Francisco Gil de Taboada y Lemos 1790-1796
.Ambrosio O'Higgins 1796-1801


JOSE I (casa Bonaparte)

.Manuel Arredondo y Pelegrín * 1801
.Gabriel de Avilés y del Fierro, marqués de Avilés 1801-1806
.José Fernando Abascal y Sousa 1806-1816



REY FERNANDO VII (casa de Borbón)


.Joaquín de la Pezuela 1816-1821
.José de la Serna e Hinojosa 1821-1824


(*) Gobernadores