viernes, 4 de mayo de 2007

El Reino Moche - Cultura Mochica


Se desarrolla en el período 200 a.c. a 700 d.c.

Para denominar esta gran cultura, existen muchos nombres, Max Uhle, la denominó “Cultura Proto Chimú”, Julio C. Tello la denomina “Cultura Muchik” y los arqueólogos modernos prefieren denominarla “Cultura Moche” o “Cultura Mochica”.

La zona de influencia, comprende los valles de los ríos La Leche, Reque, Saña (Lambayeque), Chicama, Moche, Virú (La Libertad), Santa, Nepeña, Casma y Huarmey (Ancash). Tuvo “penetraciones en la sierra de Cajamarca (Pacopampa) y Áncash” (R. Matos). El área directa de influencia es de aproximadamente 7.000 kilómetros cuadrados.

Las primeras aldeas del formativo de esta cultura se encuentran ubicados en la desembocadura del río Jequetepeque, en el lugar denominado Dos Cabezas; en este lugar aparece la cerámica doméstica de estilo Virú, conjuntamente con cerámica ritual Mochica.

El núcleo principal de esta cultura estuvo asentado en el valle del río Moche. Ahí se asentó una ciudad sagrada y la sede del gobierno Mochica. Los principales restos de esta ciudad son las Huacas del Sol y de la Luna. Otros asentamientos importantes son Galindo y Pampa Grande.

Segúm Julio R. Villanueva Sotomayor, la minoría urbana (10.000 habitantes) dominaba a la mayoría campesina (300.000 habitantes) y les exigía tributos en especies y trabajo.

El rasgo más importante de la cultura Moche lo constituye su inigualable cerámica. Dice Federico Kauffman Doig: “Esto se debe a su abundante cerámica figurativa, tanto la de tipo histórico como la de tipo pictórico”. Con mucha razón, Hork Heimer ha dicho que representa todo un “diccionario ilustrado”.

El carácter realista de la cerámica Moche ha hecho que ella sea fuente invalorable para el conocimiento de la vida de este pueblo. La cerámica mochica usó la pasta fina y dominó el control de oxidación en la quema. Como todas la culturas peruanas, la agricultura fue su principal actividad de subsistencia.

Tuvieron perfecto control del maíz, “de mejor calidad y rendimiento que sus antecesores”. Sus cultivos fueron frijol, mandioca, ají, maní, pallar, calabaza, lúcuma, pacae, chirimoya, etc.

Para la siembra de los productos anteriores, los mochicas manejaron obras hidráulicas de gran magnitud y fue una de las mejores de la antigüedad. Los agricultores de esta cultura, abonaron sus terrenos de siembra con guano de las islas, que sacaban de las islas litorales.

La pesca fue otra actividad mochica importante, que practicaban a bordo de sus caballitos de totora, con ellos los mochicas se internaban mar adentro varios kilómetros; pero antes, ya los pobladores tuvieron vocación náutica, y explotaron los recursos marinos, incluso los obtenibles únicamente por buceo a profundidad. Del mar extrajeron pejerrey, liza, bonito, corvina, cojinova y otras especies marinas. Le dieron valor agregado al pescado secándolo salado, que era comercializado con otras culturas.

Sus tejidos eran de algodón y de junco; e intercambiaban para obtener lana de auquénidos. Le dieron mucha importancia a las relaciones comerciales con otras regiones, por ello construyeron una red intrincada de caminos por donde se movía la carga a lomo de llama de una “especie costeña más fuerte que la serrana”. Intercambiaban sus productos por otros que necesitaban.

Socialmente, estratificaron la sociedad mochica: la sociedad mochica era piramidal: en la cúspide se encontraba el rey y su corte, que controlaba el gobierno, y dividida a su vez en ciudades cuasi estado, y panacas o casas reales a la manera que lo harían los incas. Y en la ancha base, los campesinos, el ejército y los siervos. El Estado era elitista, dominante y opresivo.

“La sujeción económica, política y militar se había hecho más sistemática, más organizada y más fuerte” (Julio R. Villanueva Sotomayor, “El Perú en los tiempos antiguos”, Empresa Editora Nacional S.A.C., Lima, Perú, pág. 106).

La sociedad moche, tuvo un ejército poderoso y guerrero; tenían un alto sentido de Seguridad Nacional. Los militares moche, convivían con los sacerdotes teniendo ambas castas control de la sociedad.

A esta cultura pertenecen los restos del “Señor de Sipán”, encontrados en 1989 por el arqueólogo peruano Walter Alva Alva, director del Museo Tumbas Reales de Sipán de Lambayeque.

Teresina Muñoz – Nájar escribía en la revista “Caretas” de julio del año 1999, lo siguiente:
“Los huacos moche relatan aspectos cotidianos de su vida. Cómo sembraban, qué cazaban y qué comían. La cerámica utilitaria hallada en las diversas tumbas indica el modo en que cocinaban. Cocían los alimentos al vapor, los hervían, los asaban en pachamanca o los maceraban. A esta época legendaria se refiere la creación del cebiche, plato típico peruano consistente en pescado crudo cocido con frutos ácidos y aji. Jamás emplearon el aceite (no lo conocieron pese a que pudieron haberlo hecho de maní o maíz) y no hay rastros de que frieran con grasa de animales. Un vistazo pues a lo referenciado y descrito en la iconografía de los huacos moche y algunos safaris gastronómicos al norte del país sirvieron para reconstruír la mesa dominguera del Señor de Sipán. Cebiche de lenguado con ají limo cocido en jugo de tumbo, cuy en ajo y chicha de jora, cocido lentamente en olla de barro, untado con maní, caracoles (de tierra), guisados en tomate y culantro, frejoles en punto de miel de algarrobo saborizados por el caldo y la carne del sajino fresco, langostas, cangrejos y langostinos aderezados con hierbas del campo, son, entre otros, los platos que conforman la carta de este festín moche”.

Teresina Múñoz Nájar, Revista "Caretas", julio de 1999
Otro acompañante de la sociedad mochica, era el perro; parece que existieron dos tipos de ellos; el perro de caza, que era carnívoro y por tanto tenía sus molares perfectamente desarrollados y el casero, que era menos carnívoro y por tanto no tenía desarrollados sus molares. Una de las aficiones de los señores mochica, fue la cacería; a ella asistían con sus perros que acorralaban a la presa. El perro parece ser que migró con los primeros hombres por el Estrecho de Beringia y convivieron con el hombre en su larga marcha hacia el desarrollo. Un perro moteado, referido en los mitos orales como Fanun, aparece acompañando al dios gobernante Quismique en la batalla del mar en la iconografía de los huacos moche.

Los mochica han legado dos historias iconográficas en la cerámica de sus huacos que se repiten en las tradiciones orales de la zona, "la batalla de los objetos", cuando los utensilos domésticos (es decir los artesanos y la casta servil) se rebelan contra los nobles, y "la batalla del mítico gobernante dios" contra los dioses-gobernantes del mar y del subsuelo para finalmente lograr un equilibrio binomico entre ambos reinos con una relación que recuerda al hanan y al hurin usados luego por los incas.

5 comentarios:

José Luis dijo...

Que interesante conocer del pasado milenario de la gran cultura Muchik, que se extendió por el norte hasta el valle de Huarmey, que en la lengua Muchik, su nombre original de dicho valle es "Guaxme". tierra de pescadores y del cultivo milenario del maiz,y conocer que dentro de la dieta del Señor de Sipán, se hay encontrado el delcioso cebiche de pescado, el cuy y la chicha de jora de maiz, platos tan exquisitos que ha sabido mantener en su arte culinario el poblador de Huarmey

La cultura Muchik, tal como refiere el articulo se caracterizo por ser un pueblo de pescadores y agricultores , dominar las artes de la pesca y el buceo, de allí que el valle de Guaxme se haya caracterizado por ser tierra pescadores y de tener en sus aguas marinas que bañan sus hermosas playas una diversidad de peces y mariscos que son el deleite del arte culinario de la zona norte del pais, asimismo haber cultivado productos agrícolas como el maíz, en la zona de cuz cuz y el campanarioen dicho valle de Huarmey, cuya antigüedad del cultivo del maíz, data de mas de 2000 años.

Asimismo, el orgullo de sentirnos descendientes de tan legendaria cultura que ha dejado su arte en la orfebreria, en joyas de oro, plata y cobre, y en su ceramica, vestigios para conocer sus costumbres y modos de vida.

Los antepasados de mi familia, tiene raices de origen muchik y quechua, por parte de mi bisabuelo Idelfonso Chumbes LLontop, su apellido materno proviene de dicha cultura, apellido muy común en lambayeque, y el apellido paterno Chumbes, es de origen quechua, habiéndose dado la integración de la cultura quechua (inca) con la cultura muchik, habiendo sido previamente conquistados los mochicas por los chimus y posteriormente estos últimos conquistados por los incas.

Apreciaré, hacer llegar sus interesantes, artículos sobre la cultura muchik, para ir redescubriendo nuestros orígenes de la cultura Guaxme o Huarmey. Recientemente, la Universidad de Trujillo, desarrollara un proyecto arqueológico para investigar y estudiar los restos arqueológicos construidos por esta cultura en la zona del Campanario.

Atentamente

Econ. José Huertas Chumbes
DNI 06190761
jhuertas@hotmail.com
jhuerta@inei.gob.pe

Soñadora dijo...

Muy interesante conocer otras culturas..
Habitaquo

zUb dijo...

Bueno, creo que hay un pequeño erro, las ultimas investigaciones demuestran que en realidad no era una "cultura" moche, sino que el termino moche se refiere a una religion, es deicr que todo el ambito de expansionde la cultura moche, en realidad dbe ser el ambito de influencia de la religion moche, y principalmente habia dos estados que profesaban dicha religion, el estado moche norte y el estado moche sur, ambos estaban divididos por la pampa de Paijan (creo, no recuerdo bien el nombre) todo esto se sabe gracias a los estilos artisticos, son muy diferentes a uno y al otro lado de esa frontera.

Ademas, ultimamente se esta dudando mucho de que poseyeran un gran ejercito y que fueran militares por naturaleza, hasta el momento no se ha encontrado pruebas que expliquen la presencia de un jercito numeroso y "en campaña", lo que si parece ser es que todas las batallas que se ve en su ceramica, fueron de indole ceremonial y los "prisioneros" (los derrotados en esas peleas ceremoniales) eran sacrificados en ritos especiales.

Bueno en general, yo tenia cierto conocimiento erroneo sobre los moche (lo que me enseñaron en el colegio), pero hay cosas que fueron o mal interpretadas o desconocidas y que distan mucho de lo que en realidad fue.

Saludos.

zUb dijo...

Ah, me olvidaba, es improbable que los mochicas hayan sido conquistados por los chimus, el lapso de tiempo es muy grande, al parecer la debacle mochica fue gradual y fue debido a una desidentificacion con sus dioses (si el area de influencia fue debido a una religion comun, es natural que si la religion pierde fuerza y presencia entonces esa misma area de influencia desaparezca). Tampoco olvidemos que en ese vacio de las dos "culturas" se da el auge de la cultura lambayeque (no estoy muy seguro de la conexion, tendre que revisra mis cuadernos jeje)

kuska0 dijo...

hola, visto que se trata el tema de la cultura moche en este blog, me gustaria preguntar sobre una leyenda que se cuante sobre este pueblo, conocida como la "rebelión de los objetos". que me podriais decir sobre ella?
es cierto que los objetos eran dirigidos por una mujer con caracteristicas sobrenaturales?

saludos
atentamente espero sus respuestas,

mariana.

Páginas vistas en total