lunes, 26 de septiembre de 2016

Virreinato del Perú: Francisco de Toledo - Conde de Oropesa - 5° Virrey del Perú

Francisco de Toledo - 5° Virrey del Perú

Francisco de Toledo, Conde de Oropesa, (10 de julio de 1515 Oropesa, España—1584, Sevilla) fue el quinto Virrey del Perú (1569 -1581). 

Su padre fue el tercer conde de Oropesa, descendiente del rey Alfonso XI de Castilla y de Doña Leonor Núñez de Guzmán. Por parte de su madre era primo tercero del emperador Carlos V. 

En 1535, Francisco de Toledo se unió a la Orden de Alcántara, una orden religiosa-militar. 

Durante casi veinte años, estuvo al servicio del emperador Carlos V en el ejército en Flandes e Italia. 

Él era un amigo íntimo del emperador y llego a presenciar su muerte en 1558. 

Fue nombrado virrey del Perú por el rey Felipe II después de servir como mayordomo en la corte real. 

Recibió la misión de proteger los intereses reales contra los colonos rebeldes y al mismo tiempo, poner fin a la sublevación de los nativos. 

Durante su mandato, Toledo se hizo cargo del gobierno e implementó muchas reformas:

-Centralizó la autoridad real y el dominio español en el Virreinato, disminuyendo el poder de la encomenderos, a los que redujo a servidores obedientes de la corona. 


En el año 1573, el virrey Toledo promulgó las "Ordenanzas del Perú para un buen gobierno". Este conjunto normativo tuvo una importancia trascendental en la historia del Perú virreinal. Todo esta construcción legal se basaba en que el virrey era el centro de la administración del virreinato, quien era poseedor de un poder absoluto y actuaba como el único representante del rey de España. Estas ordenanzas, conocidas también como "Ordenanzas de Toledo", que fueron redactadas por los juristas Juan de Matienzo y Juan Polo de Ondegardo, reglamentaron todo aspecto de la vida virreinal: vida de las ciudades, cabildos, impuestos, administración de justicia, trabajo agrícola, minería, comercio, defensa. Tal fue la importancia de las Ordenanzas del Perú que Álvarez de Toledo pasó a la posteridad con el calificativo de el Solón Virreinal o el Solón del Perú. En esas disposiciones se articulaba minuciosamente la vida cívica, laboral, pública y hasta aspectos de la vida privada de la población nativa, a fin de coordinar su desarrollo con la fórmula estatal implantada por la corona española. Es muy digno de destacar que con el propósito de que ese sistema normativo no se apartara de las costumbres tradicionales.

-Trabajo muy fuerte para convertir a los indígenas y darles una formación religiosa. Añadió nuevas leyes y decretos reales con relación a los indios y sus tierras, y reunió a los indígenas en reducciones para facilitar el cobro de tributos y adoctrinamiento. 

-Trató de adaptar las estructuras políticas y sociales de los incas a la vida en el virreinato. 

-Toledo cambió el antiguo sistema de mita, que se había transformado de servicio público obligatorio en una forma de abusivo trabajo forzoso indígena. En sus reformas de la mita, estableció que no más de una séptima parte de la población masculina de un pueblo podía ser reclutado, no podían ser obligados a trabajar lejos de sus pueblos natales, y tenían derecho a una compensación por su trabajo. Estas reformas fueron llamados "Las reformas de Toledo". 

Sin embargo, la explotación de los encomenderos y el tributo de la mita llevaron a una catástrofe demográfica de los indígenas que sucumbieron a las enfermedades y explotaciones inhumanas a las que eran expuestos por los encomenderos.

Francisco de Toledo encargó a Pedro Sarmiento de Gamboa la tarea de escribir crónicas de la época prehispánica en el Perú, mediante la recopilación de información proveniente de los sobrevivientes de esa época. La obra de Sarmiento se considera una fuente muy importante de información sobre ese período. 

El Virrey quería demostrar que los incas fueron conquistadores por la fuerza y que su imperio era dirigido por tiranos, lo que justificaba la labor de España que se presentaba como la libertadora. 

En el Gobierno de Francisco de Toledo ocurrieron también los siguientes hechos:

-En 1570, se estableció la inquisición en el Perú.

-En 1573, Jerónimo Luis de Cabrera fundó la ciudad de Córdoba, en la actual Argentina.


-En 1574, se fundaron las ciudades de Tarija y Cochabamba en la actual Bolivia.


-Se hizo un censo detallado para describir los diferentes grupos étnicos y su situación económica


-Construyó fortificaciones en la costa para la protección de los puertos contra los piratas. 


-Estableció la Armada del Mar del Sur en el puerto de El Callao.


-Acuño las primeras monedas para el Perú y América del Sur.


-Atendiendo al pedido de los pobladores de Chile que enfrentaban la hostilidad de los indios araucanos, fue enviado a esa región un ejército de 250 soldados al mando del general Rodrigo de Quiroga. Este partió del Callao en abril de 1572, pero no logró ninguna victoria decisiva sobre los indios. Quiroga fue después nombrado Gobernador de Chile, cargo que mantuvo hasta su muerte, en 1580.


El Virrey, hizo una extensa gira de inspección por el territorio del virreinato que ocupaba casi toda Sudamérica, viajo más de 8 mil kms en más de cinco años. 

Su visita de inspección le había convencido de que había muchos abusos de poder por parte de los encomenderos, lo que necesitaba corrección y muchas fallas en la maquinaria gubernamental que necesitaban ser atendidas.


En su gobierno se produjo la ejecución del último inca de Vilcabamba, Túpac Amaru I en 1571. Fue condenado por el asesinato de sacerdotes en Vilcabamba, acto del que se dice era inocente. Clérigos católicos, convencidos de su inocencia, imploraron de rodillas, para que el Inca sea enviado a España para tener un juicio en lugar de ser ejecutado, lo que no se aceptó. El rey de España, Felipe II, desaprobó la ejecución del Inca Tupac amaru I.


Toledo hizo enemigos por las reformas que aplicó. El anterior virrey, Lope García de Castro, era uno de ellos. García de Castro era ahora un miembro del Consejo de Indias, desde el cual se opuso a la mayoría de las reformas de Toledo. También, Algunos de los españoles en el Perú se opusieron al virrey a causa de la pérdida de algunos de sus privilegios. Sin embargo, los ingresos reales de Perú enviados a España aumentaron. Los cuentas fueron equilibradas por primera vez en quince años, la recaudación de impuestos se regularizó, y los ingresos de las minas de plata aumentaron. 


Su salud se hallaba entonces quebrantada por el mal de gota y los cálculos vesiculares. Sin embargo,  realizó muchas obras públicas en Lima como canalizaciones de aguas, construcción de diques y puentes sobre el río Rímac, hospitales y escuelas en la zona de Lima y sus alrededores, además de la reconversión de la Universidad de San Marcos y el deslinde de poderes con la Audiencia y con la Inquisición.


Sus continuos enfrentamientos con funcionarios eclesiásticos y civiles y su mal estado de salud, le obligaron a solicitar varias veces su cese, el que fue continuamente rechazado, hasta que, vista las repetidas denuncias que llegaban a la corte, Felipe II decidió relevarle del cargo de Virrey, eligiendo en su reemplazo a Martín Enríquez de Almansa, por cédula del 26 de mayo de 1580.


Álvarez de Toledo permaneció en el cargo hasta la llegada del nuevo virrey, pero no esperó a que éste entrara en Lima, y el 1º de mayo de 1581 salió del Callao rumbo a España, vía Panamá. Su apuro se debía a la incomodidad que le generaría la posibilidad de un juicio de residencia ante la llegada del nuevo virrey, tomando como pretexto la urgencia en alcanzar la flota que esperaba en Nombre de Dios y que había de conducirlo a España junto con la plata destinada a las arcas reales.


Tres días después el nuevo virrey desembarcaba en el puerto, contrariado por lo que consideró una descortesía de Álvarez de Toledo.


Tras un viaje de cinco meses, Álvarez de Toledo arribó a Lisboa, donde se hallaba entonces asentada la corte. Al presentarse ante el rey Felipe II éste no le brindó todo el reconocimiento que esperaba, en parte porque le reprochaba haber ordenado la muerte del inca rebelde de Vilcabamba, Túpac Amaru I, y la persecución de su familia. Se dice que las palabras de reproche del rey fueron textualmente: «Marchaos a vuestra casa, que yo os mandé al Perú no para matar reyes sino para servirlos».


Sin embargo, en la cédula por la cual se le reemplazaba, el rey hacía mención de lo bien que había servido Álvarez de Toledo durante los doce años que duró en el cargo.


En 1581 fue llevado de vuelta a España, allí lo encarcelaron hasta 1584. Murió por causas naturales. (Datos: Fuentes varias)

Páginas vistas en total

Soporte Financiero