Cultura e Historia de Perú

Cultura e Historia de Perú

sábado, 10 de diciembre de 2016

La Historia de la Prestigiada Guardia Civil del Perú

Oficial en los Primeros Años de la Guardia Civil del Perú 

En el Gobierno del presidente Augusto B. Leguía se decide reorganizar la antigua policía del Perú, expidiéndose el Decreto Ley Nº 1163 el 7 de agosto de 1919.

El Presidente Leguía decidió tomar como modelo a la prestigiada Guardia Civil de España para conducir el proceso de reorganización.

Con tal finalidad, solicita al Rey de España don Alfonso XIII, el envío al Perú de una Misión para organizar e instruir en el Perú a la policía de la república. Leguía mediante Resolución Suprema del 4 de abril de 1921, dispone la contratación de una Misión de la Benemérita Guardia Civil de España, con la finalidad de establecer las bases sobre las que debería formarse la Guardia Civil del Perú, lo que se concretó, y se puso en marcha, al suscribirse en Madrid, el 1 de octubre de 1921, el acuerdo diplomático por el que se contrataba los servicios de una Misión de la Benemérita Guardia Civil Española, la misma que el 22 de noviembre de 1921 llegó a la capital del Perú.

La Misión Española estuvo presidida por el Teniente Coronel GCE Pedro Pueyo España. Completaban la misión el Capitán GCE Señor Bernardo Sánchez Visaires, el Teniente GCE Señor Fernando Gómez Ayau y el Sargento 1ro GCE Señor José Gómez Hernández (primer instructor de Guardias).

La Guardia Civil y Policía, fue una nueva Institución Policial Peruana de naturaleza, carácter y organización militar, creada con los mismos principios doctrinarios de la Guardia Civil de España, por la Misión de la Guardia Civil de España la cual trajo y aplicó los mismos reglamentos de la Guardia Civil de España, entre estos: La Cartilla del Guardia Civil, donde en su Art. 1º señalaba, que: “El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil, debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás”, así como su Reglamento Militar, que estaba, con respecto al Régimen del Personal, relacionado con su situación, ascensos, beneficios y otros; su Reglamento para el Servicio en Tiempo de Paz, en el cual la Guardia Civil del Perú estaba organizada, al igual que la Guardia Civil de España, en Comandancias, Sectores, Líneas y Puestos, siendo estos últimos los que realizaban su servicio policial mediante correrías, que llegaban hasta el último rincón del País; también su Reglamento de Campaña, su Reglamento Interno para el aspecto disciplinario, sus Manuales de Criminalística, de Procedimientos en Materia Criminal, de Documentación Policial y Administrativa (se introdujeron por primera vez los términos de Atestado, Información Sumaria y otros), la Guardia Civil del Perú también heredó de la Guardia Civil Española su monograma con las letras GC entrelazadas.

Lo más notable de la labor de la Misión Española de la Guardia Civil, fue el aspecto moral y material que realizó en el personal, el cual fue rigurosamente seleccionado, con buenos elementos; con presencia; instrucción mínima; porte militar y con marcada personalidad; sujeto a una severa y rigurosa disciplina militar, de tal modo que a todos sus integrantes, hasta el último Guardia, se les pueda dar autoridad; con todas las garantías inherentes a su autoridad y con estabilidad en el puesto.

Los nuevos oficiales de la Guardia Civil del Perú egresaban de la Escuela como Oficiales de la Guardia Civil y Policía capacitados para comandar a los tres Cuerpos Policiales (Seguridad, Guardia Civil e Investigación y Vigilancia), por cuanto la especialización solo se dio a nivel de Personal Subalterno (i.e. Personal de Tropa de los Cuerpos de Seguridad y de la Guardia Civil y Personal Técnico de Investigadores de la Brigada de Investigación y Vigilancia).

La Guardia Civil del Perú tuvo un desempeño eficiente y eficaz reconocido en el ámbito interno y a nivel internacional.

Pero, en Lamentable e inexplicable decisión, en el año 1988 el Gobierno de Alan García Pérez decide eliminar a la Benemérita Guardia Civil del Perú y crear en su lugar la Policía Nacional del Perú, consolidando en un solo cuerpo las 3 entidades con especialidades distintas, la de seguridad, la de investigación, y la de custodia.

Ya se han cumplido 28 años de aquel error, y el resultado es ver como la población peruana reconoce que el principal problema en la actualidad es la grave inseguridad ciudadana.

Los peruanos esperamos desde hace mucho tiempo el retorno de la Guardia Civil, con los mismos principios y mística bajo los cuales fue creada, los que la convirtieron en un cuerpo eficaz, respetable y de alto prestigio.

En la foto: Renato Hurtado Casanova

No hay comentarios:

Páginas vistas en total