lunes, 24 de agosto de 2009

Encuentran una tumba de un moche contemporáneo de Cristo



Casi al mismo tiempo que Jesucristo fuera crucificado por los romanos en lo que entonces era Palestina, un noble guerrero moche era enterrado en lo que acabó por convertirse en la pirámide de la dinastía de Sipán, una de las más poderosas de los valles del noroeste de Perú. Ocurría hace ahora unos 2.000 años.

Los restos de aquel personaje han aparecido hace unos días en las excavaciones que se llevan a cabo en el Valle de Lambayeque desde el año 1987 y que, bajo la dirección del arqueólogo Walter Alva, han vuelto a desvelar un tesoro oculto, en este caso en la base de la pirámide funeraria.

La tumba, la número 15 de las aparecidas hasta ahora, está situada sobre el suelo geológico, por lo que se cree que no hay nadie enterrado debajo. Para llegar hasta ella, los arqueólogos peruanos han tenido que trabajar en un agujero de más de 12 metros de profundidad, pero aseguran que el esfuerzo ha merecido la pena.

El noble, que aún no ha sido desenterrado en su totalidad, se cree que formaba parte del séquito con el que se solía acompañar a los señores gobernadores del valle, como se ha constatado en las tumbas superiores del Señor de Sipán y del Viejo Señor de Sipán.

"Lo que pensamos es que forma parte de un enterramiento mucho más importante de un gran dirigente, seguramente el primero de la dinastía mochica de Sipán. Se sabe porque los gobernantes siempre han aparecido mirando al Sur y sus acompañantes al Este [como este guerrero] o al Oeste", explica José Manuel Novoa, director de Explora Films, una productora española que participa de la financiación de las excavaciones, junto con el gobierno peruano y una fundación italiana, y tiene la exclusiva mundial de las imágenes de los hallazgos.

Novoa, que ha estado grabando los trabajos desde el principio de las excavaciones, ya documentó en 2007 el hallazgo de otra importante tumba en la necrópolis de Huaca Rajada. Fue la de otro guerrero cuyos aderezos ya han sido restaurados y forman parte del patrimonio cultural del país latinoamericano.

El gobierno de Alán García ha construido un museo a poca distancia para que los visitantes puedan conocer los detalles de una cultura milenaria que había desaparecido misteriosamente casi mil años antes de que llegaran los conquistadores españoles y se encontraran con los incas.

La participación española en el proyecto se remonta a mayo de 2007, cuando se firmó el acuerdo de colaboración para impulsar los hallazgos en el valle, tras unos años casi paralizados por falta de fondos. "Ahora estamos casi seguros de haber llegado al primero de la dinastía", comentó Luis Chero, el responsable de la excavación, cuando se tropezaron con el cuerpo del noble mochica.


Grandes artesanos
Una de las sorpresas fue comprobar que hace más de dos milenios aquellos moches, que llegaron a ser famosos por el arte de orfebrería y cerámica, ya eran grandes artistas con las piezas de arcilla, profusamente decoradas. Novoa recuerda que esta civilización perdida fue capaz de dorar el cobre con una técnica que no se utilizaría en Europa hasta el siglo XIX. Y también soldaban metales.

Los mochicas eran un pueblo de agricultores y pescadores que nunca llegaron a tener un rey. Cada valle tenía su señor, como es el caso de Lambayeque y la dinastía de Sipán.

Fue en 1987 cuando Walter Alva, siguiendo las pistas de los huaqueros (ladrones de tumbas) dio con un tesoro en Huaca Rajada que ha sido comparado con el de Tutankamón: la tumba del Señor de Sipán, que reinó entre los siglos II y III, a la que siguió la del Viejo Señor de Sipán, su antepasado.

También se localizó la del sacerdote, así como las otras de mujeres y guerreros que fueron sacrificados con ellos, así hasta la número 15. Todos en Lambayeque están convencidos de que no será la última. Falta dar con su señor.

La máscara dorada
En la tumba número 15 de la pirámide de la dinastía de Sipán sólo asoman, de momento, los primeros restos de lo que fue la coraza, la máscara y demás aderezos con los que fue enterrado el personaje que se esconde tras ellos, cuya identidad aún se tardará meses en desvelar.

A la derecha del cuerpo, cubierto con bronce, puede verse la lanza. También se adivina la máscara con forma de búho, que los mochicas bañaban en oro, y los dos ojos, que fueron puestos de nácar sobre la máscara.

Alrededor, hay varios trozos de cerámica, y por primera vez en esta pirámide aparecen con dibujos geométricos de gran belleza. Están rotas en pequeños fragmentos, debido al peso del sedimento que las ha aplastado durante 2.000 años. En las 14 tumbas anteriores de Huaca Rajada, también había una gran cantidad de cerámicas, pero eran mucho más sencillas, de las que se utilizaban para dejar alimentos para que el viaje al otro mundo fuera menos duro.

Los arqueólogos tardarán semanas en consolidar todo el material para poder extraerlo sin que sufra más daños que los que ya ha causado el tiempo. Después será restaurado.

Rosa M. Tristán
Fuente: diario El Mundo de España – http://www.elmundo.es/

sábado, 22 de agosto de 2009

Perú es la cuna del Surf


Para muchos de sus habitantes, Lima no es una de las ciudades más acogedoras de Perú por la gran contaminación y congestionado tráfico, pero en su orilla alberga un paraíso para los surfistas: Waikiki.

Miraflores, un distrito acomodado en el sur de Lima, posee su propia Waikiki, bautizada así por el rico heredero azucarero Carlos Dogny, quien en 1941 regresó de Hawaí con una tabla bajo su brazo regalo de la leyenda del surf Duke Kahanamoku.

Dogny fundó el Club Waikiki, con el que ayudó a crear una cultura del surf en Perú, que celebró su primer campeonato nacional en 1955 y el primero a nivel internacional el año siguiente pese a que las raíces del surf en el país se remontan miles de años atrás.

En esta época del año, los surfistas locales corren olas hasta que cae la noche bajo la persistente neblina que arropa el cielo limeño durante el invierno.

Luis Gálvez, un peruano que surfea desde los cinco años, dice que no puede imaginar su vida sin ir al mar a perseguir olas siempre que se le apetezca.

"Mi vida sería completamente diferente", afirmó sacudiéndose el agua de su cabeza tras surfear en pleno mediodía en Punta Roquitas.

Gálvez, que ahora tiene 20 años, lo hace todos los días junto a decenas de surfistas.

Pero los surfistas extranjeros suelen pasar por alto las playas de Perú y van a otros lugares en busca de buenas olas.

Si bien la práctica del surf en el país andino viene desde las civilizaciones preincaicas, el deporte estuvo por años restringido a la clase pudiente debido a los altos costos del equipo importado y su popularidad aún sigue creciendo.

SURFEANDO POR LA HISTORIA PERUANA

Para algunos, Perú es la cuna del surf, que hace miles de años comenzó como un deporte llamado Chan Chan en el pueblo de Huanchaco, en la costa norte de Perú.

Hace unos 3.000 a.C, los pescadores preincaicos solían pararse en sus "caballitos de totora" y llegar hasta la orilla en lo que habría sido la primera tabla de surf del planeta.

Pero no fue hasta que Dogny fundó el Club Waikiki que el surfing despuntó en Perú.

Ya en el 2003, Perú apenas tenía 10 tiendas de surf y unos 10.000 surfistas, de acuerdo a la Enciclopedia del Surf.

Esto a pesar de que las muchas localidades como Huanchaco que hay a lo largo de los 2.214 kilómetros de la costa peruana -casi el doble de la costa de California- ofrecen a los surfistas oportunidades inimaginables para correr una ola.

Perú es también el hogar de Pico Alto, considerado uno de los mejores lugares de América para atrapar olas que pueden alcanzar hasta ocho metros.

Los surfistas peruanos están más que agradecidos de tener olas de clase mundial en su casa, y sin playas atestadas.

"Olvidas todos tus problemas cuando estás ahí", dijo David Serba, de 23 años, con su tabla antes de entrar al mar en Lima.

Madelyn Fairbanks
(Reporte de Madelyn Fairbanks. Escrito en español por Patricia Vélez, editado por Marion Giraldo)
Fuente: Reuters



jueves, 13 de agosto de 2009

ONG denunció a madereros ilegales en reserva de indígenas aislados en Perú


Una organización no gubernamental británica denunció este jueves la presencia de madereros ilegales en una reserva especialmente creada para albergar a uno de los últimos grupos de indígenas aislados de la Amazonia, confirmada según ella por unas fotos aéreas recientes.

Una organización no gubernamental británica denunció este jueves la presencia de madereros ilegales en una reserva especialmente creada para albergar a uno de los últimos grupos de indígenas aislados de la Amazonia, confirmada según ella por unas fotos aéreas recientes.

"Las fotos muestran un campamento de madereros instalado en pleno corazón de la reserva Murunahua", afirmó Survival International, precisando que éste era uno de los cuatro que habían detectado en el mismo territorio.

Según la ONG, las imágenes fueron tomadas en marzo de 2009 durante un sobrevuelo de la región del Alto Purús, cerca de la frontera brasileña, por Chris Fagan, de la organización ecologista norteamericana Round River Conservation Stories.


"Los cuatro campos parecían estar activos", declaró Fagan, citado en el comunicado.

Las autoridades peruanas crearon en 1997 esta reserva para proteger a la etnia Murunahua, un pueblo indígena sin contacto con el mundo exterior y en peligro de extinción por la presencia de empresas que se internan en su territorio en busca de maderas como la caoba.

"Estos indígenas aislados no son sólo son sumamente vulnerables a las enfermedades que traen consigo los foráneos, sino que también existe una historia de conflictos violentos entre ellos y los madereros", explicó Fagan.

Survival International, fundada en 1969 para apoyar y defender a los pueblos indígenas, estima que la población Murunahua era de unas 20 familias a mediados de la década de los 1990, cuando se establecieron los primeros contactos con ellos, pero que la mitad murió tras un primer contacto forzado con los madereros.

Fuente: diario El Comercio de Ecuador – http://www.elcomercio.com/

Foto: Indígenas Murunahua


Páginas vistas en total